Encuentra por sorpresa una serpiente en su coche y huye con este en marcha

 

Redactora de la sección Madrid

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:30

No es raro que cuando viajamos en nuestro coche con las ventanillas bajadas, se cuele una avispa, o una abeja…incluso puede que impacte un pájaro en el cristal, pero lo que jamás te puedes esperar es que lo que entre sea una serpiente. Pues aunque parezca mentira eso fue lo que le pasó a Noelia, una vecina de Alcorcón.

Era una serpiente bastarda, la serpiente más grande de la península ibérica. Puede llegar a medir hasta 2 metros. Está protegida y no es peligrosa. Noelia cuenta que nada más salir de su garaje y enfilar la Avenida de Leganés de Alcorcón, notó algo en el parabrisas. Era algo duro. Bajó la ventanilla para ver mejor de lo que se trataba. De pronto, se dio cuenta de que una serpiente entraba por la ventanilla del conductor.

 

El susto fue de tal calibre, que la reacción de Noelia fue bastante más peligrosa que enfrentarse a la serpiente. Abrió la puerta del coche, y se bajó en marcha. Llegó hasta a cambiar de carril. Suerte que no colisionó con un autobús que vena de frente.

Unos conductores la socorrieron. Apartaron el vehículo y llamaron la policía. Al principio, ni los conductores, ni la policía  daban con el ejemplar que se había escondido entre los pedales de automóvil. Se llevaron el coche al depósito y la serpiente a una protectora de animales.

Noelia ha cogido tal aprensión que no ha vuelto a subirse a su coche. Cuando se sube a de otra persona, lo revisa antes. Dice que está pendiente de que le entreguen un coche nuevo que se ha comprado y que desde este episodio, no hace más que llamar al concesionario para que aceleren la entrega. No tiene ni idea de cómo pudo llegar esa serpiente hasta su coche. Una historia más propia de Frank de la Jungla que de una vecina de Alcorcón.

Lo más