¿Cómo deben estar nuestras calderas de cara al invierno?

Las calderas tienen que pasar una revisión cada dos años como mucho. Las instalaciones deben hacerlo cada cinco

Audio

 

Ignacio Visiers

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:25

Llega el frío a Madrid. El fin de semana nos pilló a todos de sopetón y tuvimos que sacar la artillería pesada: los edredones, mantas, pijamas de invierno... e incluso alguno empezó a poner la calefacción.

Esas calderas que llevan paradas desde el invierno pasado... Y en COPE, hemos querido saber qué tenemos que hacer para tener a punto nuestros calentadores y que no tengamos un susto o una avería

Y es que en España, un 25% del gasto que hacemos en energía al año es en calefacción. Pero hay una delgada línea entre pasar frío y derrrochar. Por eso, te traemos unos consejos para afrontar el frío este invierno y que no te salga por un ojo de la cara.

En primer lugar, tenemos que saber qué tipo de caldera tenemos. Si es de gasoil, puede ser estanca o atmosférica. Rafael Ferrandiz, quien es jefe de bomberos del Ayuntamiento de Madrid, nos ha contado cuáles son las diferencias entre las dos y qué necesitan.

“La atmosférica toma el aire del interior. La estanca, toma el aire del interior pero los exhala hacia el exterior. Es importante que todas las calderas saquen los gases al exterior”.

De esa forma, podemos evitar cualquier intoxicación, porque lo primero es la salud. Y si tienes una caldera interior de queroseno o de quema de pellets tienes que tener bastante cuidado.

“En ese caso, también es sumamente necesario que los gases salgan al exterior, porque si los gases no salen al exterior, el monóxido se queda en el interior y se puede producir la muerte dulce. Vamos a fallecer en el 90% de los casos si el monóxido se mezcla con la sangre”.

Una vez que hemos comprobado que todo está a punto, tenemos que comprobar que las rejillas de ventilación no estén estancadas y que la caldera esté limpia.

Pero, ¿cuál es la temperatura ideal en nuestras casas? Pues depende. Cuando no estás en casa, es recomendable mantener unos 18 grados. Cuando llegas, puedes ponerla a 21 como máximo, aunque puedes ponerte un buen jersey y dejarla a 18 o 19. Porque por cada grado de más que pongas en el termostato, aumenta un 7% tu consumo.

Si vas a pasar un tiempo fuera de casa, cierra la llave de paso y ni se te ocurra encender ningún interruptor si empieza a oler a gas. Abre las ventanas, cierra la llave de paso y llama al 112.

Lo más