Boletín

13 DE AGOSTO

Lecciones de una derrota

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:28

El Presidente Mauricio Macri sabía que podía perder las PASO, las Primarias obligatorias que se celebran en Argentina. Lo que no sabía era que el peronismo iba a arrasar. Por eso la noche electoral de Cambiemos fue un velatorio en el que ninguno de los líderes parecía capaz de sobreponerse. No era para menos. A Cambiemos y al Presidente Macri le esperan unos meses muy duros. Y, a la luz de la reacción de los mercados, los argentinos van a sufrir, y no poco, hasta alcanzar el mes de octubre.

La situación política es grave para el Gobierno y para los ciudadanos. Está claro que la política económica de Macri y la falta de empatía con los sectores más castigados por los ajustes, especialmente la clase media argentina, son causa del duro revés sufrido por Cambienos. No es menos cierto que el regreso del peronismo, con Cristina Fernández como Vicepresidenta del Gobierno, no ha sido bien recibido por los mercados, como bien demuestran la inmediata pérdida de valor del peso y el incremento de las tasas de interés. Y a eso se suma que las PASO han sido solo la antesala de un otoño electoral intenso en el que se celebrarán presidenciales, legislativas y municipales.

Macri debe gobernar en los próximos meses y, al mismo tiempo, el partido en el Gobierno debe seguir haciendo campaña electoral y evitar una crisis interna que podría ser mortal. Es verdad que las PASO no son elecciones definitivas, pero no es fácil que en solo tres meses el Gobierno recupere la confianza perdida y consiga convencer a las clases medias. Lo que sí está claro es que si Macri y Juntos por el Cambio quieren ganar en octubre, y mantener los Gobiernos de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires no pueden culpabilizar a los votantes. Asumir los errores y gobernar sin soberbia es la primera lección que el Gobierno debía haber aprendido.

Lo más