Boletín

4 DE AGOSTO

España, campeona de la maternidad tardía

Una sociedad envejecida es una sociedad sin futuro

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:23

Según el último estudio de la oficina europea de estadística, Eurostat, España ocupa la primera posición en el ranking de maternidad tardía. El 8,8% de los nacimientos en España durante 2017 fueron ya de madres con 40 años o más. La reacción popular más habitual nos llevaría a buscar las causas en asuntos como la precariedad laboral y la situación económica, que retrasan a su vez la emancipación de los jóvenes. Pero lo cierto es que no siempre ha ocurrido así y de esas mismas causas no se han derivado necesariamente estas consecuencias.

Por otra parte, si ahondamos en las propias causas que se recogen en el Informe, nos encontramos con cuestiones de profundo calado antropológico y ético, que van más allá de los análisis económicos, a todas luces insuficientes. Un buen número de mujeres reconoce que lo de ser madre no entra en sus planes o que se consideran demasiado jóvenes para tener hijos. Al mismo tiempo, España es uno de los países con mayor número de clínicas de fertilidad, un negocio que se abre hueco de mercado cada vez mayor. Y es un país en el que la dramática cifra del aborto ronda los 100.000 anuales.

No es una cuestión que solo haga sonar las alarmas en la caja de las pensiones, por importante que esto sea. Una sociedad envejecida, que no tiene hijos o que los tiene cada vez más tarde, y en la que no se reconoce, protege e incentiva a la familia como institución básica, es una sociedad sin futuro. Se trata, por lo tanto, de una cuestión compleja, ante la que no caben soluciones simples y que necesita ser abordada, de manera integral, alejada de sectarismos ideológicos, y con proyectos a medio y largo plazo, capaces de apostar sin complejos por una imprescindible y urgente cultura de la vida.

Lo más