COPE

China estudia restringir las exportaciones de tierras raras

Son 17 minerales indispensables para la industria tecnológica y armamentística de todo el mundo

Fabricación de un teléfono móvil

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:58

La industria tecnológica y de defensa de todo el mundo depende de 17 minerales que han recibido el nombre de 'tierras raras' por su dificultad para encontrarlas en su forma más pura. Son imprescindibles para fabricar teléfonos inteligentes, luces LED, televisiones de pantalla plana y también las armas más sofisticadas, como el avión de combate estadounidense F-35.

China controla el 80% de la producción mundial de las llamadas tierras raras, que explota sobre todo en Mongolia. Le sigue Australia, con el 15%, y por detrás Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica. Según el Financial Times, Pekín está estudiando limitar la exportación de estos minerales. Aunque su principal argumento sería por razones medioambientales, en realidad busca impulsar su industria nacional y exportar productos terminales y no materias primas.

Ya en 2012, el gigante asiático impuso restricciones, que Estados Unidos, la Unión Europea y Japón demandador a la Organización Mundial del Comercio. Dos años después, la OMC les dio la razón y Pekín tuvo que levantar las restricciones.

El Financial Times publica que China ha enviado mensajeros para que investiguen cómo afectarían estas restricciones a la industria de Defensa de EEUU. Lo cierto, es que afectaría a la industria de todo el mundo. La Unión Europea, por ejemplo, considera que los 17 minerales son elementos estratégicos, pero cuenta con ninguna explotación propia, por lo que depende 100% de las exportaciones de terceros. En los últimos años ha puesto en marcha el proyecto Frame, que persigue identificar en el territorio europeo áreas susceptibles de albergar tierras raras.

Explotación altamente contaminante

Una de las razones por las que China ha adelantado a Estados Unidos en esta "carrera", es el gran impacto medioambiental que provoca este tipo de explotación. Mientras el país norteamericano ha cumplido con los estándares, en la provincia china de Jiangxi pueden verse imágenes de satélite de decenas de lagos negros de desechos contaminantes. Un foco cancerígeno que contamina la tierra y se filtra a los ríos y canales acuáticos.

La complejidad de las tierras raras no es encontrarlas sino separar sus elementos de las rocas o de otros minerales en los que están adheridos. Esa separación solo puede hacerse con productos químicos de los que es muy difícil deshacerse.

Por ahora no hay una alternativa conocida a las tierras raras, así que si China decide imponer restricciones, Biden no va a tener más remedio que dar marcha atrás en sus promesas medioambientales. Incluso la industria verde que promociona, desde la energía eólica y solar, hasta las baterías de los coches eléctricos, dependen de estos 17 elementos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo