Sin micrófonos

Los populares afrontan la recta final de campaña entre la prudencia y la euforia

Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal

Sáenz de Santamaría y Cospedal en el Congreso (EFE)

  • item no encontrado

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 07:46

Lo que está claro es que nada está claro. Ésta es la principal conclusión que ha arrojado hasta el momento el proceso de “primarias” del PP. Lo cierto es que, la aplicación, por primera vez, del sistema a doble vuelta, ha pillado a contrapié a todos: a la dirección del partido, a sus cargos y a los propios afiliados. Solo 66706 de los, en teoría, 800.000 censados, podrán votar el próximo 5 de julio, y nadie sabe, a ciencia cierta, por dónde sopla el viento de la militancia.

Solo dos, de los seis candidatos que se han presentado, podrán llegar a la final del congreso extraordinario. Los favoritos se mueven entre la euforia y la prudencia.

El entorno de Soraya Sáenz de Santamaría prefiere no lanzar las campanas al vuelo, aunque aseguran que las sensaciones son buenas; prudentes también se muestran fuentes cercanas a Cospedal, que se niegan a hacer quinielas; y solo personas cercanas a Pablo Casado, se muestran seguros de su victoria, por tres razones, dicen: porque le apoyan las bases, porque tiene discurso y, porque hay personas de Castilla la Mancha, y allegados a la ex-vicepresidenta que le han comunicado ya que le respaldarán, porque “no quieren que el PP se rompa”.

Las dos candidatas, sin embargo, están practicando el fair play en esta campaña. No se lanzan ataques directos, aunque algunos temen que lo peor, venga después del 21 de junio. Las aludidas niegan la mayor y apuntan que Casado agita estos fantasmas “porque está nervioso”.

Lo cierto es que el Comité Organizador del Congreso ha pedido mesura a todos los candidatos, que no se alimenten polémicas estériles, algo que preocupa, y mucho, en general a todo el partido.

En este proceso existen, además, según fuentes consultadas por la COPE, algunos puntos destacables: uno, que hay personas que han prometido su apoyo a los tres favoritos, para garantizarse su superviviencia política después del día 21; dos, que el dominio del aparato de Cospedal, juega, dicen, efectivamente, a favor de la secretaria general; tres, que, por muchos cálculos que se hagan, nadie sabe, a ciencia cierta, vaticinar quién pasará el corte, y quién se hará con la victoria.

En los días que quedan toca multiplicarse, hacer llamadas, y sacar la calculadora. Y a partir del 5 de julio, tocará trabajar para que haya una candidatura de unidad, aunque ese horizonte se antoja, a día de hoy, muy lejano.

Lo más