Boletín

JUICIO PROCÉS (Ampliación)

Trapero instó al Govern a cumplir la ley: "No quebraremos la Constitución"

El mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero ha destacado que el 28 de septiembre de 2017 instaron al Govern a cumplir la ley porque la policía autonómica no "iba a quebrar nunca con la legalidad ni con la Constitución", ya que ellos se posicionaban en contra del proyecto independentista.,"Les emplazamos al cumplimiento de la legalidad, de las órdenes judiciales, que evidentemente las íbamos a cumplir, que no se equivocase con nosotros", ha respondido Trapero al presidente d

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:04

El mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero ha destacado que el 28 de septiembre de 2017 instaron al Govern a cumplir la ley porque la policía autonómica no "iba a quebrar nunca con la legalidad ni con la Constitución", ya que ellos se posicionaban en contra del proyecto independentista.

"Les emplazamos al cumplimiento de la legalidad, de las órdenes judiciales, que evidentemente las íbamos a cumplir, que no se equivocase con nosotros", ha respondido Trapero al presidente del tribunal, Manuel Marchena, en la primera ocasión en que el magistrado formula una pregunta a un testigo en el juicio del "procés".

Tan relevante era esta cuestión que por tecnicismos jurídicos no había podido ser planteada por ninguna de las partes que Marchena, haciendo uso del artículo 708 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, le ha preguntado sobre por qué solicitó al Govern convocar las reuniones del 26 y 28 de septiembre de 2017 y qué mensaje quería transmitir de los Mossos a los responsables políticos catalanes.

El mayor, acusado de rebelión en el procedimiento contra la cúpula judicial del "procés" en la Audiencia Nacional, ha justificado la reunión del 26 en la necesidad de transmitir al Govern la posición de los Mossos tras recibir una ultima instrucción de la Fiscalía.

"Les instamos a que, si sigue ese posicionamiento del Govern, el cuerpo tiene que cumplir esas órdenes y esas directrices de la Fiscalía y les instamos al cumplimiento de la legalidad", ha explicado Trapero, que ha reconocido que no salieron de aquella reunión especialmente satisfechos.

Pero sucedió que un día después, una juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dictó una auto en el que instaba a los Mossos -junto a la Policía Nacional y la Guardia Civil- a impedir la celebración del referéndum, por lo que Trapero habló con los mandos y les propuso solicitar una segunda unión porque "vemos que esto no se está parando", en alusión al referéndum.

Trapero planteó a los principales comisarios de la policía autonómica que todos ellos debían acudir a la reunión para "dar imagen de cuerpo" y dejar claro "donde está la cúpula" para que así los responsables políticos "no tengan ningún tipo confusión".

La noche del 27 de septiembre, llamó al exconseller Joaquim Forn y le pidió una reunión formal con Puigdemont, Junqueras y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. "Le dije, conseller no estamos bien, tenemos la necesidad de trasladar una serie de mensajes como mandos del cuerpo". A las 08.00 horas del día siguiente, Forn le llamó para convocar ese encuentro clave.

Cuando llegó al Palau de la Generalitat, se percató de que no había acudido Forcadell. "Desconozco si se lo dijeron", ha asegurado antes de revelar todo lo que trasladaron al Govern.

Nada más sentarse, Trapero les dijo que iban allí "como cúpula del cuerpo y que, por tanto, "esa era la posición del cuerpo".

Dicho esto, ha explicado que les trasladaron su "preocupación" porque iba a haber dos millones de personas en las calles junto a 15.000 policías, lo que "necesariamente iba a ocasionar conflictos graves de orden público y seguridad ciudadana".

E inmediatamente zanjó todo debate. "Les emplazamos al cumplimiento de la legalidad, de las órdenes judiciales, que evidentemente las íbamos a cumplir, que no se equivocase con nosotros".

Pero además Trapero y los altos mandos manifestaron sin vacilar su compromiso con la ley y la Constitución. "Les dijimos que el cuerpo de Mossos no iba a quebrar nunca con la legalidad y la Constitución, que no acompañábamos al proyecto independentista y que estábamos molestos con las declaraciones de los responsables políticos", citando a Forn y al exconseller Jordi Turull.

Además, les advirtió de la importancia de la presencia de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell ya que "tenía sentido porque (este asunto) iba algo más allá que el tema del referéndum".

Trapero les recordó que "debían ser conscientes de que estábamos notificados penalmente por el Tribunal Constitucional y que, por tanto, se nos está poniendo en una posición que corríamos riesgos personales".

Lo último que les dijo fue que, además, habían detectado 40 colegios en los que podría haber personas o grupos que tuviesen una actitud diferente de los que se esperaba en general en la mayor parte de los centros. Entonces Puigdemont tomó la palabra.

"Hagan el trabajo que tengan que hacer", fue la única respuesta.

Lo más