La Reina de la Coca: la 'capo' de la droga española

Ana María Cameno había montado toda una red de narcos de la que ella era la cabecilla. Su biografía y perfil son propios de una película

Ana María Cameno, conocida como la reina de la coca

Ana María Cameno, conocida como la 'reina de la coca'

Lorena Fernández
Twitter

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:34

Adicta a las joyas y la ropa de lujo, a la santería cubana y a los tatuajes la burgalesa Ana María Cameno Antolín empezó en el negocio con 14 años. Hoy tiene 45 y se enfrenta a 25 años de cárcel por vender droga y blanquear sus ganancias en Panamá. Su biografía y perfil son propios de una película.

Ana María Cameno nació en Burgos en el seno de una familia acomodada de militares, arquitectos y abogados, muy alejados del mundo de la droga en el que ella empezó a moverse siendo solo una niña. A los 14 años ya traficaba a pequeña escala. Y lo hacía sin bajarse de su moto. Enseguida fue detenida pero quedó en libertad. Entonces se hacía llamar DJ Anita Dinamita y pinchaba en discotecas.

Pero esa DJ adolescente pronto se dio cuenta de que quería más. Dio el salto a Madrid y ahí empezó una vida frenética: casas de lujo y coches de alta gama, operaciones de estética, joyas y ropa de las mejores marcas -adicta a la exclusiva Milla de oro madrileña- aderezado todo con tatuajes y santería cubana de la que es ferviente creyente. Pero toda este tren -para el que se hacía llamar Marta Sánchez- no salía de la nada. Este imperio lo ha logrado a base de ser toda una referencia en el mundo del narcotráfico. En un mundo dominado por hombres y por los clanes gallegos, gaditanos y cárteles colombianos. Con estos últimos se acostumbró a hacer negocios.

LA POLICIA ESTRECHA EL CERCO

El primer gran golpe contra ella se produjo en 2011. Entonces la Policía Nacional la detuvo por intentar crear el mayor laboratorio de cocaína clandestino de Europa. Ingresó en la cárcel pero como le ocurre a muchos 'Señores de la droga' ello no frenó su verdadero trabajo. Salió de prisión pero los investigadores no le perdieron de vista. En noviembre de 2013 la Fiscalía Antidroga se dio cuenta de que Cameno mantenía contactos regulares tanto con los suministradores como con los transportistas de droga. Su novio se ocupaba de los pagos y de ocultar los fondos. Ahí se forjó el segundo gran golpe contra la Reina de la Coca que llegó un año después, en 2014. Solo en su casa de Majadahonda, en Madrid se halló 44 kilos de cocaína y un todoterreno con un compartimento secreto tras los asientos y el suelo del maletero. En ellos había 41 paquetes de cocaína valorados en seis millones de euros. Además cuando fue arrestada Ana María llevaba encima, oculto entre su ropa interior, 87 mil euros en efectivo.

Cameno había montado toda una red de narcos de la que ella era la cabecilla. Este martes, 14 de enero, iba a comenzar en la Audiencia Nacional el juicio que ha quedado aplazado hasta el 10 de febrero. La Fiscalía pide para ella 25 años de cárcel por los delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas. Para su pareja, José Ramón Mora, 21 por los mismos delitos. Y para otros once arrestados hasta 13 años de prisión. Están acusados de vender 100 kg de cocaína por toda España en una operación valorada en 15 millones de euros. Y blanquear ese dinero en Panamá a través del chiringuito financiero Badenia. La Fiscalía constata que Cameno y su novio disfrutaban de un alto nivel de vida a pesar de que no trabajaban desde 2012.

Por cierto que Cameno estaba en libertad desde 2018. Salió de prisión tras cumplirse dos años de prisión provisional. Hoy se ha aplazado el juicio por haberse sometido a una intervención quirúrgica. Quien sabe si a su octava operación de pecho como 'la Reina de la Coca' deseaba.

Lo más

En directo3

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir