Boletín

Miquel Valls, en COPE: “Para hacer política están los partidos, no las cámaras y menos la de Barcelona”

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona ha aclarado que si alguno de los candidatos “comete irregularidades, llevarán el caso a los tribunales"

Miquel Valls, en COPE: “Para hacer política están los partidos, no las cámaras y menos la de Barcelona”

El presidente de la Cárama de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, durante el programa Coverses de COPE Catalunya i Andorra

COPE.es

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 15:50

En declaraciones al programa Converses de COPE Catalunya i Andorra, Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona, ha valorado los 17 años que lleva al cargo de la Cámara, institución que abandonará después de las elecciones del mes de junio. Valls ha hecho un alegato a la neutralidad de la cámara y recuerda que “para hacer política están los partidos y asociaciones, no las cámaras de comercio y menos la de Barcelona”. De hecho, durante su mandato al frente de la corporación, mantenerse al margen de la agenda política ha sido una de sus señas de identidad. Tiene claro que la Cámara debe centrarse “en hacer Empresa, defenderla y crear riqueza para que la distribuya la sociedad”.

De los 17 años como máximo mandatario de la Cámara, recuerda especialmente la época del 2002 al 2006, unos años de crecimiento que se vieron lastrados en 2007 por el inicio de la crisis económica, que pasó a ser sistemática en el 2008, 2009 y 2010. En diciembre de ese mismo año el entonces Presidente del ejecutivo español, José Luís Rodríguez Zapatero, aprobó un decreto ley para modificar el sistema de financiación de las cámaras de comercio españolas. Valls valora ese momento como “el más difícil” pero “gracias al mejor activo de la Cámara, sus directivos, reinventamos la institución”.

Ahora, a falta de semanas para dejar el cargo, Valls está satisfecho con la situación económica: “Llegamos al 2019 con una buena balanza económica, con superávit y sin deber nada a nadie. Además, la Cámara tiene un patrimonio muy valioso, como la Casa de la Llotja o la ampliación de la Fira”.

El próximo 8 de mayo los más de 423.000 electores llamados a las urnas -las terceras elecciones más importantes de Catalunya, justo detrás de las de la Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona- votarán por las 40 vocalías vacantes. Esta vez con una novedad, el voto electrónico. Una nueva manera de elegir a los candidatos “impuesta por la Generalitat” y que deberá costear la propia Cámara. Eso sí, Miquel Valls recuerda que la Cámara “es una corporación de derecho público”, por lo que está tutelada por el Departamento de Economía y Empresa”. “La responsabilidad de estas elecciones y el voto electrónico es de la Generalitat”, ha sentenciado.

Valls confía en un proceso limpio y regular: “Hemos puesto a nuestro equipo jurídico a trabajar. Cualquier irregularidad, cualquier intento de utilizar el nombre de la Cámara por cualquiera de los 192 candidatos que hay, será puesto en manos de nuestros abogados y si se deducen consecuencias penales, la Cámara como institución lo llevará ante los tribunales”.

A modo de balance de su presidencia, Valls destaca una reivindicación que, lamenta, no se ha cumplido: las infraestructuras. Ya en el año 2006 la Cámara puso sobre la mesa un listado de 28 infraestructuras que consideraba necesarias. Algunas, responsabilidad del Ministerio de Fomento y otras de la Generalitat de Cataluña. A día de hoy “solo se han hecho 5 de ellas”. Una realidad que, dice, se debe al hecho de que las infraestructuras son el principal punto en el que se producen recortes de presupuesto “porque es lo más fácil”.

Lamenta que esta falta de compromiso político con las infraestructuras provoca situaciones de colapso, por ejemplo, en las entradas al Puerto, donde defiende la creación “de una oficina particular”. También ha hecho referencia al caso de la B-40, conocida como el Cuarto Cinturón. Considera que en este caso, no solo el gobierno central y el autonómico son responsables del bloqueo. Valls también apunta “las injerencias constantes de circulos que son respetables, como los ecologistas”, pero que se han opuesto a “una infraestructura básica para el desarrollo industrial en Cataluña”.

En este sentido, el todavía presidente de la Cámara de Comercio también denuncia la falta “de coordinación entre el Gobierno y la Generalitat” que, asegura, le ha llegado a reconocer el actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos. “¿Por el hecho de que los políticos tengan diferentes ideologías no tenemos derecho as que se pongan de acuerdo, y solo a que se peleen y no piensen en los ciudadanos?”, critica.

Si algo se lleva de esta aventura como presidente es la confirmación que el empresario es clave en la sociedad. Valls lamenta que “en muchas ocasiones, la figura del empresario no ha estado bien valorada por las administraciones y partidos políticos. Los empresarios crean la riqueza y los partidos la distribuyen, pero sin los empresarios no podrían hacerlo”.

Debido a la prórroga de los presupuestos por parte del gobierno autonómico catalán muchos de proyectos no se han llevado a cabo. Valls ha afirmado que por poder, se puede gobernar con unos presupuestos que son del 2017. Sin embargo, esta es una situación muy perjudicial para el sector empresarial, en el que tanto las cámaras de comercio como las patronales llevan tiempo reclamando que haya nuevos presupuestos, “porque son una herramienta fundamental para hacer política económica”. Valls cree que es insuficiente que el gobierno de Quim Torra se limite a presentar una “idea” de los próximos presupuestos, sino que “debe presentar un presupuesto para que pueda debatirse”.

Valls ha finalizado su intervención en el programa Converses de COPE Catalunya i Andorra rompiendo una lanza a favor de la ciudad de Barcelona: “desde el punto de vista geográfico estamos en un lugar clave, somos la puerta de entrada de Europa y tenemos la proyección y una gran influencia en el Mar Mediterráneo”. Además, espera que “el próximo alcalde o alcaldesa sepa que el Turismo es clave para España” y ha concluido valorando la actual situación que viven las islas británicas: “El Brexit no le interesa a nadie, ni a la Unión Europea ni al Reino Unido”.

Lo más