LOLA GARCÍA (Entrevista)

Lola García: "Una llamada Puigdemont-Rajoy habría podido evitar lo peor"

La periodista Lola García, autora del libro "El naufragio. La deconstrucción del sueño independentista" (Península), considera que "una llamada telefónica" entre Carles Puigdemont y Mariano Rajoy el 26 de octubre de 2017 "habría podido evitar lo peor".

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:59

La periodista Lola García, autora del libro "El naufragio. La deconstrucción del sueño independentista" (Península), considera que "una llamada telefónica" entre Carles Puigdemont y Mariano Rajoy el 26 de octubre de 2017 "habría podido evitar lo peor".

La mañana de ese día 26, según relata la directora adjunta de "La Vanguardia" en su crónica de 251 páginas sobre los últimos seis años de aceleración soberanista, Puigdemont ya tenía a punto el decreto de convocatoria de elecciones -sin llegar a declarar antes la independencia- para el 20 de diciembre, pero en el último momento se echa atrás y anula la rueda de prensa que había convocado a las 13.30 horas para anunciar el adelanto electoral.

La sospecha de que Rajoy está decidido a tirar adelante con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, haga lo que haga el Govern, lleva al presidente de la Generalitat a desdecirse del volantazo: la rueda de prensa en el Palau queda desconvocada, no habrá convocatoria anticipada de elecciones, y el Parlament se reunirá al día siguiente para proclamar la república catalana.

Las consecuencias son conocidas: el Senado aprueba el 155, Rajoy destituye a todo el Govern, la autonomía catalana queda intervenida, y los líderes del proceso soberanista acaban encausados, algunos en prisión preventiva, otros en el extranjero.

Para Lola García (Badalona, Barcelona, 1967), hay "dos responsables principales de este naufragio final: Puigdemont y Rajoy".

"Seguramente, se podría haber evitado este desenlace, se podría haber evitado con una llamada telefónica entre ambos. Ya se habían hecho muchos destrozos por el camino, pero en el último momento los daños podrían haber sido bastante menores si se hubiesen llamado", sostiene la autora del libro en una entrevista con Efe.

Si Puigdemont tenía dudas sobre las intenciones de la Moncloa o si Rajoy no entendía los planes del president, "no puedo entender que no cogieran el teléfono para hablar con sinceridad e intentar convencer al otro", para que ese episodio tuviera un final diferente.

"Ambos tenían el móvil del otro. Seguro que todo esto habría sido muy difícil de reconducir, pero probablemente se habrían evitado los presos, el 155 y toda la tensión que vivimos", argumenta.

A su juicio, Puigdemont y Rajoy "perdieron una oportunidad para elevarse por encima de las miserias humanas y políticas y tener un gesto de generosidad y de responsabilidad con la gente", pero, sin embargo, "se escondieron".

Hasta los hechos del 1 de octubre, señala García, los máximos dirigentes del "procés" "no pensaban que la cosa pudiese acabar tan mal", pero, después de las cargas policiales y el encarcelamiento de los Jordis, "se dieron cuenta de que la reacción del Estado sería muy bestia", si bien ya era demasiado tarde para un viraje.

En los años anteriores, los líderes independentistas habían cometido el "error" de imponerse "fechas límite" en el calendario.

A su discurso, además, se incorporó "un elemento emocional" que apelaba a la "valentía" de los dirigentes, con llamamientos a "no dar ni un paso atrás", porque había "prisa" por aprovechar esta "oportunidad única" para alcanzar la independencia.

Al ir calando ese discurso, razona la periodista, se hizo muy difícil hacer renuncias en el momento de más tensión durante el mes de octubre del año pasado, y aun hoy ocurre que, "si alguien intenta cambiar el discurso, los suyos se le echan encima".

Según Lola García, en esta inflexibilidad también resultó "determinante" la competencia a menudo "enfermiza" en el campo independentista, entre el mundo convergente y Esquerra Republicana.

En el tramo final, apunta García, Puigdemont piensa que ERC intentará "sacar provecho" en las urnas, y "quedará para la historia" que Oriol Junqueras "quería continuar" con la proclamación de la república, pero fue el president "quien lo paró todo".

En su opinión, puede que en su fuero interno Junqueras deseara pisar el freno, pero era "consciente de que las bases de su partido son muy exigentes con sus líderes", por lo que finalmente "se deja llevar por el entorno y por el peso de la historia, para no quedar como alguien que se había echado atrás en el último momento".

Lo más