Juzgan este martes por terrorismo a 6 anarquistas que animaban a atacar a la Policía

Los acusados subían a la red fotos de quema de sucursales, de acciones violentas contra la Policía y de actos de ocupación de inmuebles en 2014 en los barrios madrileños de Lavapiés y Carabanchel

La Fiscalía solicita dos años de prisión para los seis jóvenes

La Fiscalía solicita dos años de prisión para los seis jóvenes  EFE

Redacción COPE | Agencias

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 07:10

La Audiencia Nacional juzga este martes a seis miembros de Straight Edge Madrid, un grupo anarquista "de carácter libertario" y que practica el veganismo, acusados de enaltecimiento del terrorismo por animar a atacar a la Policía y a los bancos y por incitar a "subvertir el orden constitucional". Por estos hechos la Fiscalía solicita dos años de prisión para los seis jóvenes, de entre 22 y 28 años, que fueron detenidos en 2015 y que desde 2013 difundieron en redes sociales "la licitud de la lucha activa y esencialmente violenta contra el orden constitucional". Aunque en un principio se les procesó por un delito de pertenencia a organización terrorista y otro de daños y estragos con finalidad terrorista, la Fiscalía finalmente les acusa por enaltecimiento al no haberse podido acreditar su participación en la quema de varias sucursales bancarias en Madrid en 2013 y 2015 ni en en las pintadas en sucursales y pasos subterráneos.

Los acusados son Juan Manuel B., alias Nahuel -que estuvo en prisión preventiva casi año y medio por estos hechos-, Borja M.E., David D.B., Francisco Javier M., Diego H. y Candela B. Algunos de ellos han sido investigados en otros procedimientos por delitos de desórdenes públicos, usurpación y/o atentado a los agentes de la autoridad por su participación en disturbios y ocupación de inmuebles. Según el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía, los acusados subían a la red fotos de quema de sucursales, de acciones violentas contra la Policía y de actos de ocupación de inmuebles en 2014 en los barrios madrileños de Lavapiés y Carabanchel. Utilizaban Facebook, Twitter y Youtube con el "principal objetivo" de ensalzar "las bondades de la subversión violenta (...) y la lucha contra cualquier poder establecido llevada a cabo por diferentes grupos terroristas de corte anarco-insurreccionalista".

Y mantenían "relaciones estrechas de solidaridad" con "grupos de la esfera anarco-insurreccionalista", como los Grupos Anarquistas Coordinados o los GRAPO, y con los anarquistas detenidos por colocar un artefacto explosivo en la basílica del Pilar, en Zaragoza, y en la catedral de la Almudena de Madrid, ambos hechos ocurridos en 2013. En Youtube publicaron varios vídeos, entre ellos uno animando a la "resistencia activa" tras los disturbios que se registraron en enero de 2014 en el barrio burgalés de Gamonal.

En los ordenadores incautados a los detenidos se hallaron además búsquedas en internet sobre los GRAPO y presos de ETA, así como acerca de la manera de fabricar bombas de humo y detectar las frecuencias de radio policiales. El grupo al que pertenecían, Straight Edge Madrid, que se define como "un colectivo libre de drogas, de carácter libertario, por la autoliberación, la liberación animal y de la Tierra", declaró "abiertamente" en las redes sociales "la guerra al Estado y el Capital, a los que personificaban en las Fuerzas de Seguridad y los bancos". Es un ramal de los Straight Edge, un movimiento "que aboga por el autocontrol como único modo de ser libres", que se basa en el rechazo a las drogas, el tabaco, el alcohol y la promiscuidad sexual y que practica el veganismo.

Lo más