COPE

JUSTICIA PROCÉS

Govern mantiene su acusación por atentado contra manifestante independentista

La Generalitat ha mantenido su acusación por un delito de atentado a la autoridad, además del de desórdenes públicos y lesiones, contra un manifestante independentista para el que pide cuatro años y nueve meses de cárcel por participar en un boicot contra el sindicato policial Jusapol. ,Así lo ha anunciado el letrado del ejecutivo catalán, que ejerce la acusación particular, durante su informe de conclusiones al final del juicio contra el activista Marcel Vivet, que se

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:01

La Generalitat ha mantenido su acusación por un delito de atentado a la autoridad, además del de desórdenes públicos y lesiones, contra un manifestante independentista para el que pide cuatro años y nueve meses de cárcel por participar en un boicot contra el sindicato policial Jusapol.

Así lo ha anunciado el letrado del ejecutivo catalán, que ejerce la acusación particular, durante su informe de conclusiones al final del juicio contra el activista Marcel Vivet, que se ha celebrado en la Audiencia de Barcelona y en el que la Fiscalía solicita, por los mismos delitos, cinco años y medio de prisión.

La Generalitat ha decidido mantener sus cargos a pesar de que el pasado noviembre el conseller de Interior, Miquel Sàmper, anunció que ultimaba un acuerdo para que la administración catalana dejara de ejercer la acusación por delitos de atentado a la autoridad contra los detenidos en manifestaciones violentas, un compromiso que todavía no se ha concretado, con el Govern ahora en funciones.

De hecho, la decisión del ejecutivo de forzar la suspensión del juicio, inicialmente marcado para el pasado diciembre y aplazado hasta después de las elecciones catalanas, generó controversia, puesto que la defensa lo interpretó como una "maniobra" para no "comprometer" al Govern de JxCat y ERC de cara a los comicios.

La causa contra Vivet se remonta al 29 de septiembre de 2018, cuando acudió a una contramanifestación convocada por varias organizaciones independentistas contra una concentración de Jusapol con la que pretendían imitar la fiesta india 'holi', en la que se arrojan polvos de colores.

Según la fiscal, el acusado fue adoptando una actitud cada vez más "beligerante" con la línea policial "movido por la intención de quebrar la seguridad y paz pública", al punto de lanzar huevos, bolsas, acrílicos y polvos de colores a los agentes, lo que los obligó a levantarse la visera del casco "con el consiguiente riesgo para la integridad".

El acusado llevaba, además, "un palo largo y estrecho" con una bandera que "esgrimió tanto a modo de escudo como también, con absoluto menosprecio al principio de autoridad y la integridad ajena, para acometer contra los agentes" e incluso golpeó a un mosso, según el ministerio público.

En cambio, durante el juicio, Vivet ha negado todos los cargos y ha explicado que, aunque portaba una bandera de La Forja -organización a la que pertenece, vinculada a la CUP-, en ningún momento empleó el palo "ni como ataque ni como protección" frente a los mossos.

El acusado, que fue identificado a través de las redes sociales, ha asegurado que llegó a la concentración sobre las 12 horas, cuando ya se había producido el lanzamiento de polvos de colores, y no permaneció en ella más de 15 minutos, ya que recibió unos "dos o cuatro" golpes de porra durante las cargas y decidió marcharse.

Por su parte, los mossos que han declarado como testigos han subrayado que los manifestantes los "embistieron" en diversas ocasiones, les lanzaron botellas, pintura y otros objetos al tiempo que los insultaron y "provocaron".

El agente lesionado, que pertenece a la unidad antidisturbios, ha corroborado que Vivet le dio un golpe en la muñeca con el palo de la bandera y ha explicado que pudo identificarlo porque previamente a las cargas se había fijado en los manifestantes que portaban elementos potencialmente peligrosos.

Por todo ello, tanto la fiscal como el abogado de la Generalitat han resuelto mantener su petición inicial de pena al considerar que Vivet puso en peligro la "paz pública" y empleó un objeto "peligroso" contra la policía, mientras que su defensa ha alegado el legítimo derecho a manifestación y ha rebatido que una bandera, en el contexto de una protesta, no puede considerarse un artefacto peligroso.

El abogado de Vivet, Carlos Hurtado, de Alerta Solidaria, ha incidido en que no existen fotografías ni vídeos que capten el momento en el que el procesado presuntamente agredió al agente y ha solicitado así su absolución o, como alternativa, que se tenga en cuenta el atenuante de reparación del daño, puesto que el encausado ya abonó los 1.549,77 euros de responsabilidad civil.

A su salida del Palau de Justicia, Vivet, que hasta hace poco formaba parte de Guanyem Badalona en Comú, la lista de la candidata de la CUP el 14F, Dolors Sabater, ha denunciado la "injusticia y represión" de su caso y ha afeado a Sàmper que quisiera "salvar su imagen" al forzar el aplazamiento de su juicio.

También ha revelado que el Govern le ofreció admitir los hechos a cambio de una pena inferior a dos años de prisión, un pacto que ha rechazado pese a las "coacciones" y "amenazas": "El ejemplo que tomo es el de Pablo Hasel y su dignidad", ha resaltado.

Vivet ha acudido a la Audiencia arropado por representantes de esa formación, entre los cuales la propia Sabater, así como el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, y la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie. EFE

1011565

ag/fl/jdm

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo