CRISIS CATALUÑA

Fiscal reprocha a procesados que quieran un tribunal del procés "a la carta"

La Fiscalía del Tribunal Supremo se ha opuesto a las recusaciones presentadas por once procesados contra el tribunal que enjuiciará la causa del "procés" y les ha reprochado que acudan a "este artificioso cauce" para "conseguir un tribunal a la carta" y retrasar la celebración del juicio.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:40

La Fiscalía del Tribunal Supremo se ha opuesto a las recusaciones presentadas por once procesados contra el tribunal que enjuiciará la causa del "procés" y les ha reprochado que acudan a "este artificioso cauce" para "conseguir un tribunal a la carta" y retrasar la celebración del juicio.

El fiscal Jaime Moreno considera en su escrito que los procesados han incurrido en "un cierto abuso de derecho" al intentar apartar a los cinco magistrados del tribunal alegando "apreciaciones o impresiones subjetivas y personales" que no constituyen más que "artificiosos cauces para obstaculizar el proceso".

Y cuestiona que entre los procesados que recusaron al tribunal se encuentre el expresident Carles Puigdemont y los exconsellers Lluis Puig y Clara Ponsatí, que están huidos de la Justicia.

"Es completamente absurdo que recusen a un tribunal que no va a juzgarles por hallarse en rebeldía y a cuya jurisdicción se han sustraído eludiendo la acción de la Justicia", precisa el fiscal.

Podrían haberlo hecho, añade, si las órdenes europeas de detención contra ellos siguiesen activadas, pero una vez retiradas "ante la falta de compromiso jurídico de las autoridades judiciales europeas" constituye "un sarcasmo que accione la recusación quien está huido de la Justicia".

Algunos de los procesados alegaron falta de parcialidad de los jueces que integrarán el tribunal por su proximidad con el instructor, Pablo Llarena, por haber admitido a trámite la querella de la Fiscalía contra Carme Forcadel o porque sus "valores, creencias e ideología" podrían entrar en "colisión" con los de los procesados.

Unos argumentos que, a juicio de la Fiscalía, no tienen "legitimación objetiva justificable".

"Que el derecho a la libertad ideológica de los magistrados pretenda ser anulado por la imaginaria causa de recusación revela un profundo desprecio por el respeto debido a los derechos fundamentales y valores del Estado de Derecho", señala la Fiscalía.

Y reprocha que los procesados intenten "elevar la presunta ideología de los magistrados" de forma arbitraria y basada en el hecho de "pertenecer a la misma Sala que el instructor o diversos fiscales generales del estado (José Manuel Maza y Julián Sánchez Melgar)".

Moreno niega que la imparcialidad de los magistrados pueda haberse visto afectada ya que la admisión a trámite de la querella se hace "sin valorar en ningún momento" el trabajo de investigación del instructor, Pablo Llarena, entre otras cosas porque dicho trabajo se hace "a posteriori", lo que hace "absolutamente imposible que se pueda generar prejuicio" sobre los investigados.

Otro de los motivos de recusación fue que tres de los jueces que forman parte del tribunal -Manuel Marchena, Andrés Martínez Arrieta y Juan Ramón Berdugo- juzgasen al exconseller de Presidencia Francesc Homs por desobediencia grave al Tribunal Constitucional en la consulta del 9N, dada "la similitud de aquellos hechos con los aquí sometidos a enjuiciamiento".

Una pretensión "inasumible" para la Fiscalía, que "revela alteración de las reglas uniformes que resuelven las recusaciones".

Será el próximo miércoles cuando una sala especial del Tribunal Supremo, conocida como la Sala del 61, presidida por Carlos Lesmes, decida sobre las recusaciones de los cinco integrantes del tribunal que juzgará a la cúpula del "procés".

Lo más