• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

ETA JUICIO

Fiscal mantiene pena a exjefe Ata por traslado a Portugal de logística de ETA

El fiscal ha mantenido este martes su petición de 13 años de cárcel contra el exjefe de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, por participar en una operación "sumamente importante": "El traslado a Portugal de todo el aparato logístico" de la banda.,En sus conclusiones, el fiscal de la Audiencia Nacional José Perals también ha mantenido la pena (9 años de cárcel) para el otro acusado en este juicio, Jon Etxeberria Oiarbide, que fue detenido en Francia en 2012 y trasladad

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:28

El fiscal ha mantenido este martes su petición de 13 años de cárcel contra el exjefe de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, por participar en una operación "sumamente importante": "El traslado a Portugal de todo el aparato logístico" de la banda.

En sus conclusiones, el fiscal de la Audiencia Nacional José Perals también ha mantenido la pena (9 años de cárcel) para el otro acusado en este juicio, Jon Etxeberria Oiarbide, que fue detenido en Francia en 2012 y trasladado a España para ser juzgado una vez cumplió sentencia en el país galo.

Ambos están acusados por el traslado desde Francia de una furgoneta interceptada en 2010 con explosivos mientras se dirigía a la localidad portuguesa de Óbidos, donde la banda tenía una sede logística.

La furgoneta fue interceptada a su paso por la localidad zamorana de Bermillo de Sayago pasadas las nueve de la noche del 9 de enero de 2010, al sospechar unos agentes de la Guardia Civil porque llevaba matrículas francesas.

En ese momento, el conductor de la furgoneta, el etarra Garikoitz García Arrieta -condenado a 37 años de cárcel por estos hechos-, empujó a uno de los agentes, que se golpeó con un objeto, encerró a los dos guardias dentro de la misma y se fugó con el vehículo policial a Portugal, donde fue detenido sobre las diez y media de la noche.

Según el fiscal, en el juicio que ha concluido este martes ha quedado probado que Carrera Sarobe, quien ayer reconoció los hechos y aún cumple condena en Francia, usó una identidad falsa, la de David Aranda Borbón, para varios trámites relacionados con este traslado hechos en el país galo.

Concretamente abrir una cuenta y alquilar con una tarjeta asociada a ella la furgoneta que se interceptó y el vehículo lanzadera usado para su traslado. Su letra, según los informes grafológicos, es la que aparece en esos contratos con el banco y con la empresa de alquiler

"En definitiva -ha dicho el fiscal- consideramos que existe prueba suficiente de cargo para identificar a Mikel Carrera como la persona que elabora esas actuaciones de preparación de transporte de la furgoneta, cargada de explosivos, de armas y de matrículas falsas".

Carrera Sarobe reconoció ayer su participación en el traslado y exculpó al otro acusado, lo mismo que ha hecho hoy otra etarra condenada ya por estos hechos: Iratxe Yáñez Ortiz.

Yáñez, que fue sentenciada a 22 años, ha reconocido que ella participó en la carga del material, pero ha dicho que no recuerda haber visto a Etxeberría, a quien conocía de Vitoria.

"Recuerdo que él no estaba porque a la persona que nos ayudó a hacerlo no la conocía. Si hubiera sido él, lo hubiera sabido", ha afirmado la etarra ante el tribunal, y ha insistido en que no le vio "nunca en ningún momento" ni recibió ninguna indicación de él.

Tampoco, ha sostenido, participó el acusado en la preparación del transporte. En la carga del material ayudaron "una chica y un chico" cuyos nombres ha dicho desconocer: "Le puedo dar una descripción, pero ahí no sabemos quién es quién".

Las pruebas contra Etxeberría, ha defendido Perals para mantener la pena contra él, son siete huellas dactilares halladas en una cinta adhesiva de embalar que envolvía un táper encontrado dentro de la furgoneta con la etiqueta "Elektro materiala", donde se guardaba todos los componentes eléctricos para fabricar bombas.

Para el fiscal, esas huellas y las relaciones probadas que tenía con Ata son suficientes para condenarle por este traslado: "Son siete huellas, no se trata de una huella, como él alega de refilón que pudo aparecer", ha dicho el fiscal, mientras que el abogado del etarra ha pedido su absolución.

Lo más