El equipo de balonmano al que negaron jugar con lazos amarillos: "El deporte está por encima de la política"

Las movilizaciones por la sentencia del 'procés' dejaron su huella en todos los ámbitos

El equipo de balonmano al que negaron jugar con lazos amarillos: El deporte está por encima de la política

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:38

El ambiente de la pasada semana estuvo marcado y enrarecido por las protestas que reinaron en las ciudades catalanas tras la sentencia del ‘procés’ dada a conocer por el Tribunal SupremoLas movilizaciones ha provocado cientos de heridos, algunos de ellos grave. La tensión política por esta sentencia marcará sin duda la campaña electoral de cara a las elecciones del próximo diez de noviembre.

Pero no solo está haciendo su presencia la crisis catalana en el ámbito político. También, por ejemplo, en el deportivo, de tal manera que un acontecimiento tan importante como universal como es el Clásico F.C. Barcelona-Real Madrid, que se iba a disputar este 26 de octubre, ha tenido que ser aplazado al 18 de diciembredada la imposibilidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Mossos por garantizar el orden tanto antes como durante el encuentro.

El Comité de Competición ha fijado este lunes la nueva fecha del partido más importante del fútbol español. Así lo habían solicitado ambos clubes. Aun así, LaLiga proponía que el partido se jugase el día 4 de diciembre. Ante la negativa del Comité de Competición, estudia recurrir la sentencia ante el Consejo Superior de Deportes.

Pero no solo en el deporte rey se han producido pequeños altercados con motivo de la tensión que se respira en la comunidad autónoma. Fue durante el encuentro de balonmano femenino que enfrentaba al conjunto catalán Handbol Gavà frente al alicantino CD Agustinos.

La polémica surgió porque algunas de las jugadoras del Gavà optaron por portar un lazo amarillo durante el partido, como repulsa a la sentencia del Alto Tribunal. Al comienzo de la segunda parte, los árbitros obligaron a las jugadoras despojarse de los lazos reivindicativos, por una petición expresa del CD Agustinos. Según contaba a Catalunya Ràdio una de las jugadoras del Gavà que portaba el lazo amarillo, Laia Andrade, “el reglamento no indica que no se pueda llevar el lazo amarillo”, y cree que se trata de una maniobra política más, ya que se daba la circunstancia de que las jugadoras también iban acompañadas de un lazo rosa con motivo del Día Contra el Cáncer de Mama.

 

El Agustinos había amenazado a los árbitros con no jugar la segunda mitad si el club catalán no se quitaba los lazos amarillos. En un comunicado postpartido el club alicantino defendió que "Agustinos se niega a seguir jugando si no se apoyaba exclusivamente al cáncer. La lucha contra el cáncer de mama y el deporte está por encima de la política".

Lo más