Se disculpa el alto cargo de Carabineros que comparó las protestas en Chile con el "cáncer": "Me equivoqué"

Se disculpa el alto cargo de Carabineros que comparó las protestas en Chile con el cáncer: Me equivoqué

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:04

El jefe de Carabineros para la zona este de la Región Metropolitana de Santiago, el general Enrique Bassaletti, se ha disculpado este viernes por la comparación de las protestas que han sacudido Chile con el "cáncer", justificando el balance de víctimas de la represión policial y militar con que siempre "se matan células buenas y células malas".

"En el contexto de una pregunta que me señalaban (...) yo, buscando ejemplificarlo, quizás equivocadamente, en mi estilo tratando de buscar ejemplos cotidianos derechamente me equivoqué y di un ejemplo que naturalmente no fue el debido y frente a eso no tengo más que excusarme", ha indicado Bassaletti, según ha recogido 'La Tercera'.

"No tuvo ninguna otra intención de buscar un ejemplo cotidiano, práctico, totalmente equivocado", ha reiterado.

Bassaletti ha realizado la comparación durante una rueda de prensa celebrada este viernes para hacer balance de las protestas. "Le voy a hacer una analogía que no sé si es tan feliz, pero la voy a hacer igual", indicó el general de Carabineros.

"Nuestra sociedad está enferma de una enfermedad grave. Supongamos que sea un cáncer, ojalá que no lo sea y que tenga solución", ha planteado. "El tratamiento del cáncer se hace con quimioterapia y radioterapia (...). Se matan células buenas y células malas. Es el riesgo que se somete cuando se usan armas de fuego", ha dicho.

Bassaletti ha hecho estas declaraciones un día después de que Amnistía Internacional presentara sus conclusiones tras una misión de investigación sobre las violaciones de los Derechos Humanos que se han cometido en el marco de la ola de protestas.

La movilización popular comenzó el 17 de octubre por la cuarta subida del precio del metro en pocos meses y escaló para denunciar la desigualdad social y reclamar un cambio constitucional. Unas 20 personas han muerto y cientos han sido detenidas.

"La intención de las fuerzas de seguridad chilenas es clara: lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes", ha afirmado la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara Rosas.

Además, ha reprochado "a las autoridades bajo el mando del presidente, Sebastián Piñera", que "han sostenido su política de castigo durante más de un mes, generando que más personas se sumen al abrumador número de víctimas", "en vez de tomar medidas encaminadas a frenar la gravísima crisis de Derechos Humanos".

NO SON HECHOS "AISLADOS"

AI ha considerado que "las violaciones de Derechos Humanos y crímenes de Derecho Internacional cometidos por agentes de las fuerzas de seguridad no son hechos aislados o esporádicos, sino que responden a un patrón consistente en el tipo de violaciones y en el 'modus operandi' llevado a cabo a lo largo de todo el país".

A este respecto, ha señalado que "el grado de coordinación requerido para sostener la represión violenta de las protestas durante más de un mes conduce razonablemente a pensar en la responsabilidad del mando al más alto nivel, sea porque ordenó o toleró la represión".

"Tal extremo, naturalmente, debe ser dilucidado por una autoridad judicial independiente e imparcial", ha reclamado la ONG, recordando que "la no prevención de este tipo de actos, cuando se tiene el deber de hacerlo, es una causa de responsabilidad penal individual, según el Derecho Internacional".

El Gobierno, Carabineros y las Fuerzas Armadas han rechazado "categóricamente" el informe de Amnistía Internacional. "La única política que ha tenido el Gobierno es la de resguardo y protección de los Derechos Humanos", ha afirmado la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren.

Lo más