TRIBUNALES HOMICIDIO

Condenado a 15 años de cárcel el acusado de matar a un indigente en Sevilla

Sevilla, 10 may (EFE).- La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 15 años de cárcel a M.C. por un delito de asesinato con alevosía, después de que un jurado popular le declara culpable de matar a un indigente, A.V., el 19 de septiembre de 2016 cuando se encontraba descansando en un banco en la plaza Nueva de la capital.,La sentencia le aplica la atenuante de transtorno mental, ya que el acusado está diagnosticado de esquizofrenia paranoide y transtorno de personalidad, que según el jurad

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:12

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 15 años de cárcel a M.C. por un delito de asesinato con alevosía, después de que un jurado popular le declara culpable de matar a un indigente, A.V., el 19 de septiembre de 2016 cuando se encontraba descansando en un banco en la plaza Nueva de la capital.

La sentencia le aplica la atenuante de transtorno mental, ya que el acusado está diagnosticado de esquizofrenia paranoide y transtorno de personalidad, que según el jurado alteró "levemente" su voluntad y capacidad de entendimiento, aunque no hasta el punto de no saber lo que hacía como pedía la defensa.

Tras el juicio celebrado hace dos semanas en la Audiencia, el jurado emitió su veredicto el pasado 3 de mayo y consideró probado que M.C. acuchilló mortalmente a la víctima de forma "sorpresiva e inesperada" y sin que esta "tuviera oportunidad de repeler la agresión" y defenderse, por lo que el tribunal ha calificado los hechos de asesinato con alevosía.

Tras este veredicto, la Fiscalía pedía 16 años de cárcel para el acusado (inicialmente solicitó 18) y la defensa el mínimo legal por este delito, 15 años.

Los hechos sucedieron sobre las 22.00 horas del 19 de septiembre de 2016 cuando el acusado se encontraba en la Plaza Nueva y coincidió con el fallecido, al que conocía de los servicios sociales y albergues municipales, y "empezó a recriminarle que fuera contando que tenía una relación" con una mujer, de modo que "empezó a gritar mientras hacía grandes aspavientos, originándose una fuerte discusión" entre ambos.

M.C. se marchó del lugar y se dirigió a su domicilio, donde cogió un cuchillo, regresó a la Plaza Nueva y apuñaló a su víctima.

Tras cometer el crimen, M.C. trató de huir del lugar pero varios testigos de la agresión le persiguieron y lo retuvieron en un local en el que intentó esconderse hasta la llegada de la Policía.

En el juicio, el acusado dijo no recordar "nada" de lo sucedido porque tomaba "muchas pastillas" y en una breve declaración balbuceante relató haber pasado por varios psiquiátricos y tratamientos aunque sin poder concretar su enfermedad mental.

Los agentes que lo detuvieron sin embargo relataron que no apreciaron una conducta anormal en él y que incluso estaba "eufórico" y les decía que no hacía falta que llamaran a una ambulancia porque "no hacía falta" ya que sabía dónde había acuchillado a A.C. y que estaba muerto.

Lo más