El cámara de Telemadrid agredido dejará su trabajo y regresará a Valencia

Una mujer le confundió como un trabajador de TV3, por lo que fue zarandeado por la multitud. El operador respondió propinando un puñetazo a un anciano y fue entonces cuando resultó agredido

Un cámara de televisión es increpado durante la concentración Por la convivencia y contra la violencia, que

  EFE

AGENCIAS / COPE.ES

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 17:48

 Un cámara de televisión de Telemadrid recibió este miércoles varios puñetazos en la cara al ser confundido con un operador de TV3 en la concentración que tuvo lugar en apoyo a la mujer que fue presuntamente agredida en el parque de la Ciutadella por retirar lazos amarillos. Según ha relatado a Efe el propio agredido, la agresión comenzó cuando el cámara pidió a una señora que dejara de grabarle y de darle golpes en las piernas, ya que al ver que llevaba una prenda amarilla pensó que trabajaba para TV3.

Entonces se organizó un revuelo entre algunos de los presentes, que comenzaron a gritar y a empujar al cámara de televisión, hasta que dos hombres de mediana edad le propinaron diversos puñetazos por detrás que le impactaron en la cara. El agredido, que fue atendido por una ambulancia, explicó a Efe que presentará denuncia por los hechos ocurridos y detalló que además de ser agredido ha sido insultado y ha oído gritos de "Fuera TV3".

El operador aseguró que en manifestaciones independentistas también había sido increpado, aunque sin llegar a la agresión física, y afirmó que debido a este último episodio, sumado a otras situaciones de tensión que ha vivido, dejará el trabajo y regresará a su localidad de origen, Valencia.

Según se puede ver en los vídeos filtrados en redes sociales, fue una mujer de la manifestación quien puso al cámara en la diana asegurando que era de TV3. La tensión crece y el hombre comienza a ser zarandeado y empujado hasta que un señor mayor intentó tirarle la cámara al suelo. Víctor Albert consiguió salvar su dispositivo pero le pega un puñetazo al señor. Es entonces cuando el reportero resulta también agredido. 

Lo más