AYUNTAMIENTO BARCELONA (Previsión)

BComú avala que Colau siga como alcaldesa con el PSC y los votos de Valls

Las bases de Barcelona en Comú (BComú) han avalado este viernes con el 71,43 % de los votos un pacto con el PSC para que Ada Colau siga siendo la alcaldesa de Barcelona, lo que se materializará mañana sábado si el grupo de Manuel Valls ofrece, como ha prometido, los votos suficientes para que sea investida.,Los 9.949 inscritos de BComú estaban llamados desde ayer jueves y hasta las cinco de la tarde de este viernes a pronunciarse sobre si preferían un acuerdo de gobiern

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:35

Las bases de Barcelona en Comú (BComú) han avalado este viernes con el 71,43 % de los votos un pacto con el PSC para que Ada Colau siga siendo la alcaldesa de Barcelona, lo que se materializará mañana sábado si el grupo de Manuel Valls ofrece, como ha prometido, los votos suficientes para que sea investida.

Los 9.949 inscritos de BComú estaban llamados desde ayer jueves y hasta las cinco de la tarde de este viernes a pronunciarse sobre si preferían un acuerdo de gobierno con el PSC que implicaría dar la alcaldía a Colau -con el necesario apoyo de Valls- o bien un pacto con ERC, la fuerza más votada el 26M en Barcelona, que supondría ceder la alcaldía al republicano Ernest Maragall.

Los 4.042 inscritos -un 40,42 %- que han participado en la consulta se han decantado, con el 71,43 % de los apoyos, por que Colau pueda seguir al frente del gobierno municipal, con el apoyo del PSC, frente a un 28,57 % que ha apostado por un acuerdo con ERC.

El resultado de la consulta allana el camino para que mañana sábado Colau alcance los 21 votos que marcan la mayoría absoluta para ser reelegida alcaldesa de Barcelona, con el apoyo de los diez concejales de BComú, los ocho del PSC y al menos tres de los seis del grupo de Barcelona pel Canvi-Cs, que lidera Valls.

"Nuestra propuesta no era escoger entre ERC y el PSC, sino entre opciones de gobierno en las que una significaba la alcaldía y la otra no", ha sostenido Colau, que ha admitido que la investidura a la que se someterá mañana no es "la que hubiera querido", pero la "fragmentación" del consistorio no deja otra opción.

Ha asegurado en este sentido no haber hablado recientemente con Valls: "No nos gusta que dependa nuestra investidura de esos votos. No es una situación que nos guste ni nos hubiéramos imaginado jamás", ha señalado.

Asimismo ha dicho que seguirá "tendiendo la mano" a ERC y que tiene la "seguridad y certeza" de haber hecho todo lo posible para conformar un tripartito con republicanos y socialistas que estos dos partidos no han querido.

Horas antes, el alcaldable de ERC por Barcelona había hecho un último intento para convencer a Colau, al abrir la puerta a repartirse los años de alcaldía con ella.

"Si cree que esto es serio y se puede concretar, pongamos el contador a cero y anuncie formalmente que abandona toda posibilidad de ser escogida alcaldesa con votos de Valls", ha señalado Ernest Maragall desde el Parlament.

Pero desde BComú, Janet Sanz no ha tardado en desestimar la oferta: "Es una gesticulación, una serie de comentarios producto más del nerviosismo y de la tensión que de una propuesta que pueda ser valorada en serio", ha afirmado.

Tras conocerse los resultados de la consulta de BComú, desde ERC, Robert Fabregat se ha mostrado convencido de que los votantes de Colau "no están contentos" con la decisión tomada.

En cambio, el alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni, ha anunciado que su formación votará a favor de la reelección de Colau como alcaldesa para que pueda formar "un gobierno de coalición paritario", de BComú y PSC, que abra una "nueva etapa" en la ciudad.

Collboni ha precisado que, al hablar de gobierno "paritario", se refiere a que el equipo que se forme deberá ser "corresponsable" a la hora de repartir las funciones, respetando la proporción de los ediles obtenidos; diez los comunes y ocho los socialistas.

Lo más