Aumenta la presencia policial en el cuarto día de protestas frente a la sede del PSOE

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 23:10

Un grupo de ciudadanos ha vuelto a interrumpir este martes ante la sede del PSOE, en la calle Ferraz de Madrid, para protestar por la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez en la crisis de la pandemia del coronavirus.

Se trata del cuarto día en el que las quejas se han trasladado a esta zona de la ciudad. Los manifestantes, en su mayoría ataviados con la bandera española, han llegado golpeando cacerolas, con gritos pidiendo la dimisión del Ejecutivo central y exclamando 'libertad', mientras andaban por las aceras e intentaban salvaguardar la distancia de seguridad.

Al contrario que otros días, en esta ocasión no se ha cortado ese trozo de la vía al tráfico, por lo que los manifestantes han estado en permanente movimiento por las aceras siguiendo las recomendaciones de los agentes, que indicaban a los congregados que no podían parar ni invadir la calzada. También ha aumentado las medidas de seguridad, con cuatro 'lecheras' de la Policía Nacional y un helicóptero sobrevolando la zona.

En este sentido, los asistentes protestaban mientras iban andando y 'rodeaban' por las aceras la sede del PSOE, que se encuentra en la calle Ferraz, entre Marqués de Urquijo y Buen Suceso. Este 'circuito' ha provocado concentraciones puntuales de personas en los pasos de peatones que esperaban para cruzar.

Sobre las 20.55 horas han comenzado a llegar los primeros manifestantes con menajes del hogar, pancartas con lemas como 'Gobierno a prisión' y gritos de 'viva España'. Además, la mayoría de ciudadanos portaba mascarillas, alguna de ellas con la bandera española. A las 21.30 horas ya se habían disuelto las protestas.

La 'cacerolada' de la calle, como respuesta crítica a la gestión del Ejecutivo, también ha sido apoyada por algunos vecinos desde sus ventanas y balcones. En los edificios colgaban carteles en los que se pedía la dimisión de Pedro Sánchez y se apoyaba la labor de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o el alcalde, José Luis Martínez-Almeida. También se reclamaba a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que no "traicionara" a Madrid con su apoyo a la prórroga del estado de alarma.

Las protestas y 'caceroladas' convocadas para pedir la dimisión de Pedro Sánchez al frente del Gobierno por la gestión de la pandemia del coronavirus se han ido extendiendo por diferentes territorios del país con el paso de los días a pesar de seguir siendo un movimiento minoritario.

El germen que surgió en el madrileño barrio de Salamanca se ha ido repitiendo una semana después de las primeras convocatorias. Como viene siendo habitual, los ciudadanos salen en la misma zona de Núñez de Balboa, entre las calles Ramón de la Cruz y Ayala, para manifestarse en contra de la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez frente al coronavirus.

A diferencia de los primeros días, donde hubo concentraciones de personas que impedían mantener la distancia de seguridad recomendada por las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus, el resto de noches sí que ha habido un aumento considerable de presencial policial que ha impedido a los vecinos invadir la calzada.

Así, con banderas de España y cacerolas, han protestado por las aceras, andando y evitando estar parados, por lo que no se han vuelto a repetir imágenes de acumulaciones de personas. Desde los balcones y las ventanas, además, han sonado caceroladas como respuesta crítica a la política del Ejecutivo central.

El seguimiento de estas protestas ha sido desigual en otros barrios y distritos de la capital española. Las protestas se han extendido por otros barrios, como Mirasierra, Aravaca, Chamartín, Montecarlo o Aravaca, pueblos madrileños como Pozuelo de Alarcón o Getafe y otras ciudades españolas como Salamanca, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Logroño o Guadalajara.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo 2

Directo La Lupa Noticias

La Lupa Noticias

Con Ana Samboal y Raquel Caldas

Ver TRECE