JUICIO ASESINATO

Acusado de matar a Moñux: "No soy ningún sicario, a mí me han metido en esto"

Madrid, 10 abr (EFE).- El acusado de matar al abogado Alfonso Díaz Moñux en 2008 se ha declarado inocente, ha negado ser "ningún sicario" y ha afirmado que le han "metido en esto" porque la Policía manipuló pruebas para "cerrar el caso cuanto antes".,Así lo ha declarado Miguel Ángel D.A. durante el juicio con jurado que repite la Audiencia de Madrid contra él por su presunta participación en el asesinato del abogado de narcos y capos de la mafia Alfonso Díaz Moñux con dos disparos en su cabeza e

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:28

El acusado de matar al abogado Alfonso Díaz Moñux en 2008 se ha declarado inocente, ha negado ser "ningún sicario" y ha afirmado que le han "metido en esto" porque la Policía manipuló pruebas para "cerrar el caso cuanto antes".

Así lo ha declarado Miguel Ángel D.A. durante el juicio con jurado que repite la Audiencia de Madrid contra él por su presunta participación en el asesinato del abogado de narcos y capos de la mafia Alfonso Díaz Moñux con dos disparos en su cabeza en diciembre de 2008, hechos por los que el fiscal pide 24 años de prisión.

El acusado ya fue condenado en 2014 a 23 años de cárcel junto a otros siete responsables, pero se fugó cuando el Tribunal Superior de Justicia ordenó la repetición de la vista y permaneció en paradero desconocido hasta su detención en Brasil en octubre del año pasado.

Miguel Ángel D. A. ha contestado a preguntas del fiscal y de su abogado, no así a las de los abogados de la familia de Moñux que ejercen la acusación particular, y ha manifestado que el teléfono móvil que le señala como partícipe del asesinato por la localización en el momento de los hechos "nunca, jamás" le ha pertenecido.

Ese número de teléfono corresponde, según el acusado, a un hombre colombiano llamado "Johan", vecino de la localidad de Galapagar (Madrid) donde vivió Miguel Ángel D.A. con sus padres y con el que mantuvo contacto porque le suministraba la marihuana que consumía para calmar sus dolores causados por el deporte.

Miguel Ángel D.A. considera que el único error que ha cometido es poner en contacto a este tal "Johan" con Fernando G.H., uno de los demás acusados que fueron condenados en firme en 2015 a penas de entre 3 y 24 años de prisión, y al que conoció porque trabajaron juntos en la discoteca "Fabrik", situada en la localidad madrileña de Humanes.

Se trata de la primera vez que el acusado habla sobre "Johan" y que afirma conocer a Fernando G. H. y según él, no lo hizo ni en la instrucción ni en el primer juicio porque se encontraba "cohibido" por el abogado de Fernando, que se le presentó para ejercer también su defensa y le "dio a entender" que era "peligroso" que declarara en este sentido.

Además, Miguel Ángel, que se ha mostrado visiblemente alterado hasta que el presidente de la Sala le ha llamado la atención por su actitud, ha culpado a la policía investigadora de manipular el teléfono móvil de un amigo suyo que sirvió como prueba porque tenía guardado con su apellido el número acusatorio en la agenda.

El acusado ha manifestado entender que la policía tuviera "prisa" por cerrar el caso cuanto antes porque tenían "una presión muy grande encima", pero lo que no puede entender es que le culpen de algo en lo que no tiene "nada que ver".

Miguel Ángel se ha referido entonces a los nueve miembros del jurado para decirles "nunca" ha tenido participación en la muerte de una persona" y ha añadido que el abogado Moñux tenía mujer y dos hijas como él, por lo que ha concluido: "No puedo desearle un mal como ese, no me entra en la cabeza".

El juicio continúa mañana con más testimonios de policías y de los vecinos de la zona en que tuvieron lugar los hechos.

Lo más