COPE

Un acusado de captar para ISIS dice que no tenía "mala intención" y creía que la yihad consistía en ayudar, no en matar

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:55

Otro de los inculpados niega encuentros para adoctrinar a otras personas: "Para ir a fumar cachimbas y eso sí: para hablar y eso no"

El juicio contra los tres ciudadanos marroquís acusados de captación y adoctrinamiento para Estado Islámico ha arrancado este lunes en la Audiencia Nacional con la declaración de Ali C., que ha asegurado que no tenía "mala intención" justificándose en su creencia de que la yihad consistía en ayudar, no en matar.

A preguntas del Ministerio Fiscal sobre su actividad en Facebook, Ali ha asegurado que suele "ver videos del islam" pero que no tienen "nada que ver" con publicaciones violentas y relacionadas con actividades del Estado Islámico.

Para Ali, la yihad consiste en "ayudar a las personas y mejorar las situaciones" y no en "matar a las personas". Si publicaba contenido relacionado con la misma, ha explicado, es porque "pensaba que esas personas querían ayudar a" otras personas, incluidos "niños". "Señoría, no tengo intención de perjudicar a nadie", ha espetado.

Precisamente, e indagando en publicaciones compartidas por Ali en las que se ven rifles AK-47, el fiscal le ha preguntado si consideraba "decorativo" el arma con el que aparecían los muyahidines. "A veces no se que antecedentes tienen, la verdad", le ha contestado el acusado.

"A VECES ESTOY BORRACHO, NO ME DOY CUENTA"

Ali, que ha sostenido que "ni siquiera" sabe "qué son" los talibanes, ha reconocido que hace unos años se encontraba en un "mal camino" y "haciendo cosas malas en la vida". Su contacto con el islam fue, según ha argumentado, una manera de aproximarse al "camino bueno".

Y si publicaba contenidos relacionados con el Estado Islámico, ha continuado, era únicamente para verlo él mismo y no para compartirlo con sus amigos en la red social. "No le digo a las personas que hagan lo mismo", ha matizado, insistiendo: "A veces estoy borracho, no me doy cuenta. No tengo mala intención".

En su declaración, Ali ha reconocido que coincidió con el segundo de los acusados, Othmane C., en 2009 en el Centro de Menores de Urretxu, en Guipúzcoa. Según Ali, ambos solo se vieron en una ocasión durante su estancia.

Othmane, que ha explicado que su nombre real es Brahim --Othmane sería, según ha apuntado, su hermano-- ha aclarado a preguntas del fiscal la presencia en su teléfono de canciones y vídeos relacionados con DAESH.

CANCIONES SOBRE LA YIHAD PERO TAMBIÉN SOBRE RAP Y FLAMENCO

"No me acuerdo si he tenido ese contenido en mi móvil. Tenía canciones también normales de raperos españoles y flamenco", ha respondido tras ser preguntado por una canción sobre mártires y el camino de la yihad.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

En su perfil en Facebook, ha aseverado, podrá encontrar publicaciones sobre "maltratos animales, desapariciones en España y enfermedades". Othmane ha negado también el intercambio de mensajes con otra persona, a la que habría propuesto "liberar Palestina" y destruir a los sionistas. "Que yo sepa no creo: no soy ese tipo para hablar de esas cosas", ha añadido.

La tensión ha aumentado cuando el fiscal ha cuestionado a Brahim sobre un comentario en el que este hablaría del "fin de los donostiarras". "¿Dónde ha visto eso?", le ha repreguntado, lo que ha provocado una reprimenda por parte del tribunal, que le ha recordado que el fiscal no es su "amigo".

A preguntas de su defensa, el segundo de los acusados ha descartado que tratase de captar o adoctrinar a otras personas. "Yo era un drogadicto que tenía muchos vicios. Sigo teniendo vicios ahora mismo", ha asegurado, dejando claro que sus encuentros con otras personas no tenían como fin la captación: "Para ir a fumar cachimbas y eso sí: para hablar y eso no".

El tercer acusado, El Houssain B., ha negado rotundamente haber compartido en su perfil de Facebook vídeos de imanes en los que se hablara de cometer acciones terroristas. "A lo mejor si habla de la importancia de la oración sí", ha apuntado.

BLOQUEABA A LA GENTE QUE LE HABLABA "CON COSAS RARAS"

El Houssain, que ha descartado tener una segunda cuenta en la red social, ha dejado claro que si le hablaba gente "con cosas raras" relacionadas con el Estado Islámico o que no coincidía con "sus pensamientos" lo bloqueaba.

Una testigo protegida, la instructora del informe ejecutivo final, ha echado por tierra algunos de los argumentos de los acusados señalando que los Ali, Othmane y El Houssain se conocían y confluyeron tanto en "pisos tutelados como en actividades de inserción".

De hecho, la relación entre los tres encausados se extiende también a la red social, donde interactuaban entre ellos y terceras personas. En el perfil de Ali, ha relatado, se encontraban "llamamientos expresos a hacer la yihad y contenido propio del salafismo radical violento".

La investigación, que inicialmente estaba centrada únicamente en Ali, hizo poner el foco en Othmane, con el que interactuaba con frecuencia en Facebook. "Todos ellos hacían proselitismo en redes sociales. Cuando encontramos sus cuentas vimos que también tenía contenido similar al que publicaba Ali", ha explicado.

Entre los dispositivos incautados a Othmane, según ha relatado, se encontraron "evidencias de su actividad adoctrinadora en su entorno físico inmediato".

Los investigadores llegaron a El Houssain, nuevamente, durante una vigilancia a Ali. Fue entonces cuando ambos acusados tuvieron un encuentro en un bar en el que se mostraron "muy observadores" y recelosos "del entorno".

A partir de ahí, la investigación se centró también en la actividad de El Houssain, que había vuelto de Bélgica dejándose barba, vistiendo "con chilaba" y que, en palabra de otros testigos, "estaba todo el día rezando y hablando de religión".

Peluquero de profesión, El Houssain también habría desarrollado una actividad captadora mientras cortaba el pelo a otros jóvenes marroquíes que residían en la zona. "Contactaba con muchísima gente, siempre estaba quedando", ha relatado la testigo.

SE ENFRENTAN A SEIS AÑOS DE PRISIÓN

La Fiscalía pide para Ali C. y para el El Houssain B. 6 años de prisión y multa de 20 meses con una cuota de seis euros diarios por el delito de captación y adoctrinamiento terrorista respectivamente. De forma subsidiaria, el Ministerio Fiscal solicita tres años de prisión e inhabilitación para profesión por nueve años para ambos por enaltecimiento del terrorismo.

Para el tercero de los acusados, Othmane C., la Fiscalía propone 6 años de prisión y multa de 18 meses con una cuota de seis euros diarios por el delito de captación y adoctrinamiento terrorista o, subsidiariamente, tres años de prisión e inhabilitación para profesión por nueve años por enaltecimiento del terrorismo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar