La Bolsa corrige los excesos alcistas de la semana pasada y devuelve parte de las últimas ganancias

El Ibex 35 ha bajado un 0,29 por ciento y se sitúa en los 9.246 puntos

ctv-cec-bolsa-ibex-octubre2018

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:47

El viernes se produjo algo parecido a un pánico comprador en los mercados de valores provocado por los inversores que cerraron sus posiciones cortas a toda prisa tras los avances en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos. Se opera “en corto” con todos aquellos productos de inversión que permiten ganar dinero cuando baja el precio de un activo, en este caso las acciones o los índices bursátiles. Hoy tocaba compensar los excesos que provocaron esas acumulaciones de compras.  Los inversores comienzan a pensar que quizá la celebración fue excesiva. De hecho, China califica los resultados de las negociaciones como acercamiento, no como acuerdos. Parece que todavía queda mucho camino por recorrer, a pesar de que Pequín se ha comprometido a aumentar las compras de productos agrícolas estadounidenses. Ahora tienen que volver a producirse reuniones a medio nivel y nuevas conversaciones antes de que se firmen los grandes acuerdos con mayúsculas y pueda darse por concluida la guerra comercial. Hasta entonces solo cabe hablar de tregua. Estados Unidos, por su parte, se ha mostrado algo más animoso y más optimista en sus valoraciones. Habla, de hecho, de que se ha producido un avance sustancial.   

Con estas referencias, el índice Ibex 35 ha bajado un 0,29 por ciento, hasta 9.246 puntos.  Ha cerrado por encima de los mínimos del día, lo que siempre es buena señal. Han bajado las empresas acereras y ha bajado Telefónica, a pesar de que prepara la venta de numerosas torres de comunicaciones. Concretamente, 50.000 torres. Podría transferir estas torres a su filial Telxius o bien colocarlas a otras empresas en los diferentes países en los que se encuentran.  La valoración inicial de estas torres, según Goldman Sachs, se sitúa entre 5.700 y 8.600 millones de euros. La mayor parte de los analistas sitúa en torno a los 7.000 millones el ingreso que puede obtener Telefónica.  

Ha bajado BBVA penalizado por la caída de la lira turca. La entidad tiene importantes intereses en aquél país, que se encuentra en pleno conflicto armado con Siria. Las tensiones geopolíticas continúan además en Oriente Medio, donde Irán ha asegurado que puede producir uranio enriquecido. 

En el capítulo macro económico, se ha conocido hoy la producción industrial de la zona euro. Ha crecido algo más de lo que se esperaba, lo que siempre es buena señal.  Ha aumentado cuatro décimas en agosto, cuando se había contraído esa misma cantidad en el mes anterior.  La tasa interanual sigue siendo negativa, menos 2,8 por ciento.

Por su parte, el índice de precios industriales de Alemania sigue de capa caída. Se ha contraído 4 décimas en septiembre, con una tasa anual negativa del 1,9 por ciento. Según el ministerio alemán de Economía, los últimos datos conocidos no apuntan a una mejora. La debilidad de la economía global continúa afectando a Alemania, pero no se espera tampoco una recesión profunda. Dentro de casa, los expertos de BBVA han rebajado sus estimaciones de crecimiento económico en cuatro décimas para este año, hasta el 1,9 por ciento, y en tres las del próximo ejercicio, hasta el 1,6 por ciento. El gobierno remitirá mañana a Bruselas su plan presupuestario y parece posible que rebaje sus estimaciones de crecimiento del PIB, que actualmente se encuentra en el 2,2 por ciento. Pero Moncloa se ha quedado sola con previsiones superiores al 2 por ciento. 

Las dudas de los mercados se centran ahora, como primer referente, en las conversaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El día 18 se celebra un importante consejo europeo. Han crecido ligeramente la probabilidades de alcanzar un acuerdo que permita evitar un Brexit caótico. Los expertos del banco de negocios estadounidense JP Morgan cifran en un 50 por ciento las probabilidades de un acuerdo sobre el Brexit. Pero todavía hay muchos flecos que discutir y numerosos puntos de fricción, así que nadie echa las campanas al vuelo. Ni mucho menos.  De momento, la libra esterlina, que ha pasado de 1,22 a 1,26 dólares en los últimos días, hoy pierde algo de fuerza. Los mercados respirarían con alivio si se elimina la posibilidad de un divorcio “salvaje” entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Lo más