El Máster Chef de las trincheras

Cocineros del Ejército de Tierra han jugado con estofado de ternera, bacalao y panceta con un presupuesto de 3,75 euros

 

  • item no encontrado

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:15

La moda de los concursos gastronómicos ha llegado a las Fuerzas Armadas, con recetas más próximas al pollo al chilindrón y a las judías con chorizo -menos sofisticadas-, y con presupuestos que están lejos de los de los certámenes en televisión. En esa línea va el concurso celebrado dentro de las Jornadas de Actualización de Alimentación en Campaña del Ejército de Tierra en Zaragoza, “una pequeña competición entre equipos de las diferentes agrupaciones de apoyo logístico”, según cuenta el capitán Gustavo Posadas, coordinador de esta actividad. Han participado seis equipos -de dos cocineros cada uno- pertenecientes a unidades de Madrid , Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Valladolid y Zaragoza. “Los cocineros que hemos conocido durante estos días han ofrecido platos de muy buena calidad” -dice el capitán- “jugando con un estofado de ternera, bacalao, panceta...” Y el jurado -del que formaban parte un chef, un crítico gastronómico y un experto en nutrición- ha otorgado el primer premio a los cabos Berrio y Díez de la Agrupación de Apoyo Logístico nº 41 de Zaragoza.

Explica el capitán Posadas que la intención de estas jornadas -cuya primera edición tuvo lugar en 2017 en Valladolid- es que “los cocineros, el personal especialista en hostelería” reciban formación para actualizar conocimientos, “intercambiar conocimientos y homogeneizar procedimientos, y ver qué menús pueden funcionar mejor cuando las unidades salen de maniobras”. Para elaborar esos menús tienen techo fijado anualmente por el Boletín Oficial de Defensa, y que este año está situado en 7,5 euros por persona y día. Ése es el dinero del que disponen para confeccionar desayuno, comida y cena por soldado. Admite el militar que es “un presupuesto limitado, bastante ajustado y hay que tener bastante imaginación para poder alimentar y hacer un menú variado y energético, con las suficientes calorías para cubrir las necesidades del personal que está haciendo ejercicios tácticos y maniobras”.

“Hemos comprobado que hay menús que funcionan bastante bien -alubias con almejas, lentejas con chorizo, pollo al chilindrón-, aunque es cierto que es complicado que tengan proteína de calidad por el presupuesto con el que contamos”, señala. Para elaborarlos utilizan una cocina remolcada, que da para alimentar a entre 200 y 250 personas.

Lo más