ISAKI LACUESTA (Entrevista)

Isaki Lacuesta vuelve al Zinemaldia, una vaca más en ese "mercado de ganado"

Alicia G.Arribas.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:20

Alicia G.Arribas.

"Los festivales de cine son como mercados de ganado y los cineastas queremos pensar que somos los ganaderos, pero en realidad somos las vacas". La metáfora es del realizador catalán Isaki Lacuesta, que vuelve este año al Zinemaldia con "Entre dos aguas", continuación, años después, de "La leyenda del tiempo" .

Será la cuarta vez que Lacuesta (Girona, 1975) participe en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de San Sebastián y la tercera que compita por la Concha de Oro, el premio grande del certamen donostiarra, que ya ganó en 2011 con "Los pasos dobles", en una de las decisiones más controvertidos del festival hasta el momento.

Lacuesta vivió aquel rechazo a "Los pasos dobles", que la crítica consideró "indescriptible" e "incatalogable", como "una experiencia muy extrema" propia de "hooligans" o de "gente que se toma esto como si fuera un juego de gladiadores, o un partido de la Champions".

"Pero está bien recordar que los festivales de cine son como mercados de ganado y, aunque los cineastas queremos pensar que somos los ganaderos, en realidad somos las vacas. Hay que aceptar que, de vez en cuando, te lleven al matadero", reflexiona medio en broma el cineasta catalán en una entrevista con Efe.

Así, dice, volver al Zinemaldia es "saber que vas a hacer de vaca unos días y ya está".

Lacuesta considera que los festivales son importantes para las películas que, como las suyas, "no tienen detrás la potencia mediática de las grandes cadenas".

"Por eso aceptamos entrar en un mundo de concursos que, en realidad, no tiene nada que ver con lo que es el cine; por definición -filosofa- las películas no deberían competir, sino compartir, y aceptamos entrar en este juego, desde los programadores a los que hacemos las películas, porque te da una proyección que de otro modo no podrías conseguir".

"Entre dos aguas", título robado a uno de los álbumes míticos de Paco de Lucía, es, de nuevo, una apuesta arriesgada para la muestra de San Sebastián, pero el catalán de orígenes vascos sabe que el único festival español de categoría A "intenta tener cada vez más tipos distintos de cine", al tiempo que es "muy inclusivo".

Esta secuela retoma las vidas de dos de los protagonistas de "La leyenda del tiempo" (2006), los hermanos gitanos Isra y Cheíto, pero Lacuesta y su compañera de guiones Isa Campo, con la que firma casi toda su carrera, se inventan la evolución de sus vidas.

"Esto no es un documental", dice el director de "La propera pell" (2016), aunque admite el equívoco porque "hay muchas cosas que llevan a la confusión".

Explica que "hay situaciones muy cercanas a su vida real y otras que les son próximas por el entorno, cosas que igual saben por un compañero o un amigo, pero ellos están interpretando. Me da un poco de miedo -añade- que la gente los vea y piensen que son así, cuando lo que hay es un gran trabajo detrás".

A tal punto desea destacarlo que confiesa haber llegado a pensar en "hacer un making of" con distintas tomas, "para que se vea que cuando Isra llora es que actúa".

Precisa que se trata de "una ficción hiperrealista en el sentido de que hemos borrado en lo posible la huella de la puesta en escena, de la iluminación o de la escritura de guion y hemos intentado que parezca todo más transparente. Que parezca que las cosas ocurren delante de nosotros".

"Es una película muy viva, con personas muy de verdad con las que puede haber una identificación emocional", considera Lacuesta.

También profesor de comunicación audiovisual, el catalán ha rodado nueve largometrajes y hecho multitud de instalaciones videoartísticas, cortos y producciones televisivas, como la que ahora rueda en Madrid -aunque no añade detalles-, y ha ganado por ellos más de una veintena de premios.

Con "Los condenados" (2009) compitió por primera vez por la Concha de Oro y con ella ganó ese año el FIPRESCI de la crítica. En 2011, cuando ganó con "Los pasos dobles", presentó también en Zabaltegi el documental "El cuaderno de barro".

Su última vez en San Sebastián fue en 2014 cuando, fuera de concurso, presentó la comedia surrealista "Murieron por encima de sus posibilidades".

Lo más