GRÉGOIRE DELACOURT (Entrevista)

Grégoire Delacourt: "Las mujeres están nuevamente en peligro"

El escritor francés Grégoire Delacourt señala en una entrevista con Efe que su nueva novela, "Bailar al borde del abismo", nació de su impresión de que hoy "las mujeres están nuevamente en peligro", a pesar de su lucha por la libertad y por establecer los límites de sus deseos y sus placeres.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 12:34

El escritor francés Grégoire Delacourt señala en una entrevista con Efe que su nueva novela, "Bailar al borde del abismo", nació de su impresión de que hoy "las mujeres están nuevamente en peligro", a pesar de su lucha por la libertad y por establecer los límites de sus deseos y sus placeres.

El popular autor de "La lista de mis deseos" revisa en su nuevo título, publicado en castellano por Maeva, la historia de la mítica Madame Bovary, creando como protagonista a Emma, una mujer que ama su vida de casada, madre de tres hijos y con un trabajo tranquilo en una tienda de ropa infantil, hasta que un día se deja llevar por el deseo, tras cruzarse con un desconocido que cambiará su existencia.

Defiende el también publicista que "el deseo es una de las cosas que demuestran que estamos maravillosamente vivos y que nuestra historia no está escrita".

A su juicio, "expresa nuestros apetitos, hay que aprender a escucharlo y, a veces, a satisfacerlo". "El deseo es creer que lo efímero es la única cualidad que da verdadero valor a las cosas. Lo perenne es la muerte", enfatiza.

En su último libro, con preponderancia de protagonistas femeninas, desde Emma a su amiga Sophie o su madre, u otra mujer llamada Mimi, Delacourt muestra cómo "hay un regreso sospechoso de la moral y, a menudo, son las mujeres las más duras consigo mismas".

Por otra parte, Delacourt (1960) advierte de que en pleno siglo XXI "hay fanáticos que intentan encerrar y sobre todo negar a las mujeres tapándolas con ropas que son prisiones y discusiones incesantes y vanas sobre la paridad, como si hiciera falta una ley para sacarlas de las sombras".

Además, no esconde que el relato surgió de su propia experiencia personal, en la que como Emma, dice, "encontré un fuego que no me esperaba y me entraron ganas de quemarme".

"Como le sucede a ella -prosigue- esa enfermedad devora a alguien extremadamente cercano, pero, como considero que no podemos dejar que la ira o el dolor ganen, probé a escribir esta historia".

Preguntado sobre si es necesario perderse para encontrarse a uno mismo, como le ocurre a Emma, Grégoire Delacourt indica: "Me encanta esta pregunta. En efecto, creo que, cuando estás roto, es posible recomponerte y estar mejor que antes".

En "Bailar al borde del abismo", la música y el mar tienen su peso debido a que la novela ha sido desde el principio para él "como una especie de ópera, uno de los últimos lugares sobre la tierra en los que todavía se puede morir por amor".

La música, en su opinión, "era necesaria para amplificar los sentimientos de la protagonista hacia el hombre que se cruza en su vida, al igual que la poesía permite acercarnos a las emociones que son, como todo el mundo sabe, indescriptibles racionalmente".

Además, como ya ocurría en obras anteriores suyas, como "Las cuatro estaciones del amor", "música o citas a películas están aquí para recordar la época en la que transcurre la historia y, sobre todo, porque son elementos constitutivos" de lo que, dice, "me ha construido tal y como soy".

En una entrevista con Efe en 2016, Delacourt confesó ser un poco vago, pero no para de escribir y de publicar novelas.

Bromea que, cuando habla de sí mismo, lo hace como de vago y lo justifica: "Nunca me ha gustado documentarme para escribir, no tengo esa curiosidad por la exactitud: prefiero la verdad novelada".

Preguntado por nuevos proyectos, Delacourt, que empezó su carrera literaria en 2011, a los 51 años y después de ser muy conocido como publicista en su país, avanza que actualmente está pensando "en un texto bastante breve inspirado en una noticia trágica sucedida en Francia, algo candente sobre la mezquindad".

Lo más