También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Qué profesiones envidiamos más?

En 'La Noche' hablamos con un crítico de cine, otro gastronómico, un probador de coches y un personal shopper 

 
  • COPE

¿Qué profesiones envidiamos más?  Esa pregunta nos hicimos en el equipo de ‘La Noche de COPE’, con Adolfo Arjona, y de ahí surgió la idea de hacer un especial sobre las profesiones más envidiadas. Un dato: según una encuesta realizada por ADECCO, el 23% de los trabajadores no es feliz en su trabajo, es  el porcentaje de empleados infelices más alto desde 2011. En el otro lado de la moneda, los trabajadores felices… casi el 77 por cierto afirma que es feliz en su lugar de trabajo. Lo que más valoramos es tener un buen ambiente laboral, flexibilidad en los horarios y estar dirigidos por un buen jefe. ¿Pero qué pasa cuando se tienen profesiones tan envidiables como ‘personal shopper’, probador de coches, probador de videojuegos, crítico de cine o crítico gastronómico? Desde luego son profesiones que parecen envidiables y por eso en ‘La Noche de COPE’ nos proponemos conocer su día a día, aunque no siempre es oro todo lo que reluce.

“El periodismo cultural está últimamente en un estado de precariedad, por lo que la condición de autónomo pluriempleado es bastante general, aunque lo bonito es que es un trabajo que viene de la pasión y si eres crítico de cine es porque eres cinéfilo y amas el cine de manera considerable”, explica Jordi Costa, crítico cinematográfico del diario El País. Para Jordi, uno de los lugares más duros para ejercer la crítica de cine es en un festival: “Tienes que ver tres o cuatro películas al día y eso hace que llegues a cierto punto de saturación, y te aseguro que en algún que otro pase de prensa se han oído ronquidos sonoros”.

Otra profesión que parece envidiable es la de Mario Herráiz, probador de coches profesional. Miguel Herráiz se dedica a esta labor para el portal www.diariomotor.com y a pesar de los años que lleva ejerciendo esta profesión nunca ha probado un Ferrari y esa es una de sus metas.  ‘Hay muchas horas de trabajo detrás de un teclado, de una cámara preparando sesiones de fotos y en los aeropuertos viajando de un sitio a otro’ dice Mario. ‘No todo el tiempo estamos conduciendo coches de alta gama’, matiza este probador profesional de vehículos.

Del cine y de los coches de alta gama a otra profesión más que envidiable para los que disfrutan del buen yantar. Carlos Maribona, crítico gastronómico del diario ABC y autor del blog ‘Salsa de Chile’ asegura que tiene peros, que no todo es tan bonito. ‘Al final un crítico gastronómico es un señor que tiene que comer fuera de casa todos los días y, además, no todos los días se come en sitios tan bonitos o buenos como nos gustaría’ asegura Maribona.

Emilia de Havilland es personal shopper y por una tarifa de entre 150 y 260 euros, ofrece un servicio que incluye “desde que el cliente viene a mi oficina para conocer sus objetivos y su estilo de vida y le ago un estudio completo hasta que nos vamos de compras”. “Cuando viene un cliente y le gusta una ropa con un cierto estilo, le intento llevar a la sencillez y la esbeltez”, explica esta experta en moda.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado