También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
El 5 de mayo esperan superar las 570 raciones del año pasado

Paella solidaria para ayudar a las Hermanitas de los Pobres que acogen en su residencia a mayores sin recursos

No reciben ayudas públicas y hay lista de espera para acceder a este hogar en el que hay 46 personas contratadas. Cada vez son más los mayores que les piden ayuda porque no pueden pagar la residencia privada y sus pensiones son má bajas.

Cartel paella Hermanitas de los Pobres
  • Cristina Requena

Las Hermanitas de los Pobres, que desde 1877 acogen y cuidan a personas mayores con escasos recursos económicos en su residencia residencia de la calle General Riera, atienden actualmente a 85 ancianos. Hay lista de espera para acceder a este hogar en el que hay 46 personas contratadas en distintos departamentos -auxiliares de enfermería, enfermeras, gericultoras- que están al cuidado de los residentes ante la falta de vocaciones. La madre superiora reconoce que cada vez son más los mayores que les piden ayuda porque no pueden pagar la residencia privada . La madre María Isabel recuerda que no reciben ninguna subvención, se mantienen por donaciones y el aporte del 85% de la pensión de los ancianos. Por eso para ayudar a afrontar los gastos de mantenimiento de la casa recurren a donaciones y actividades como la paella solidaria que han organizado para el próximo sábado, 5 de mayo. La última inversión ha sido en un nuevo sistema contra incendios y ahora deben afrontar el gasto de actualizar los ascensores. Reconoce que “es un gran apoyo y una ayuda financiera importante porque pasamos un momento difícil”.

La madre María Isabel ha explicado en la Mañana en Baleares de COPE que pueden ayudar a los más necesitados gracias a la solidaridad de muchas personas que les dan su ayuda de forma altruista “sin la ayuda de las personas no podríamos subsistir” . “La casa es para los pobres y queremos que continúe así, que los que accedan sean personas necesitadas”. La superiora también reconoce que muchos de los benefactores han fallecido y sus familiares, en muchos casos, no siguen con la ayuda a la orden. Además las pensiones de los residentes son cada vez más bajas y no cubren el gasto de la residencia.

Lo más visto