También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MALDITO BULO (Entrevista)

Clara Jiménez (Maldito Bulo): "No se debe legislar sobre noticias falsas"

Madrid, 6 may (EFE).- Las noticias falsas siempre han existido, pero ahora se crean y distribuyen con facilidad y rapidez, sin embargo sería un error legislar este fenómeno "en caliente" porque aún se desconoce cómo funciona la desinformación en la era de internet y el impacto que tiene en la sociedad.,Es la opinión de la periodista Clara Jiménez, fundadora de los proyectos Maldita Hemeroteca y Maldito Bulo, quien explica en una entrevista con Efe que la sociedad necesita protegerse contra la de

  • Agencia EFE

Las noticias falsas siempre han existido, pero ahora se crean y distribuyen con facilidad y rapidez, sin embargo sería un error legislar este fenómeno "en caliente" porque aún se desconoce cómo funciona la desinformación en la era de internet y el impacto que tiene en la sociedad.

Es la opinión de la periodista Clara Jiménez, fundadora de los proyectos Maldita Hemeroteca y Maldito Bulo, quien explica en una entrevista con Efe que la sociedad necesita protegerse contra la desinformación y que ha de hacerlo educando en conciencia crítica y en alfabetización mediática y digital, no con leyes.

Jiménez (Madrid, 1989) forma parte del equipo del programa "El Objetivo" de La Sexta y participa en "Julia en la Onda", pero en sus ratos libres ha creado junto a Julio Montes de Maldito Bulo, el proyecto de verificación y desmentido de informaciones.

Pregunta: ¿Qué es Maldito Bulo?

Respuesta: Es un proyecto de verificación y de "debunking" (desmentidos, en inglés) de contenidos en redes que se integra dentro de Maldita.es, que es un proyecto mucho más amplio de periodismo de datos para que no te la cuelen.

P: ¿Cómo nace el proyecto?

R: Después de desarrollar Maldita Hemeroteca durante unos años, nos dimos cuenta de que con la crisis de los refugiados en 2016 había un problema de desinformación grave con respecto a los refugiados: había medios en España con una ideología un poco ultra que estaban publicando noticias falsas sobre refugiados, intentando crear un discurso del odio que ya se había medio implantado en otros sitios en Europa.

Decidimos que había que crear un proyecto que verificara esas informaciones y que dijera que eran falsas. Así nació Maldito Bulo, que luego se ha dedicado a verificar muchas más cosas.

P: ¿Cómo deciden qué información verifican?

R: Tenemos creada una comunidad de "malditos" que nos manda regularmente todos los días información para verificar por Facebook, Twitter y por nuestra extensión de Chrome.

Recibimos un montón de información que nos piden que verifiquemos todos los días. Empezamos por la que más nos preguntan, por la que más se está viralizando.

P: ¿Cómo es el equipo, cómo organizan el trabajo?

R: En Maldita Hemeroteca éramos solamente Julio Montes y yo, en Maldito Bulo hemos crecido, hemos incorporado a más periodistas -de La Sexta, El Economista y La Marea- y a un ingeniero, que es vital para el trabajo que hacemos porque ha creado muchas herramientas que nos facilitan mucho la vida.

Colgamos en un chat de Telegram las informaciones que hay que desmentir y cuando alguien tiene un rato se coge una y comienza el proceso para verificarla, hace las llamadas que tenga que hacer y construye el desmentido. Una vez que ha hecho eso, lo envía al chat y todos lo sometemos a preguntas: una verificación de la verificación.

Una vez hemos hecho esto, se vota. Si hay algún voto en contra se vuelve a hacer el proceso de verificación y luego necesita una mayoría consolidada para poder salir.

Tenemos muchos ojos encima porque solamente tenemos una cosa, una marca que tiene credibilidad, y destruir esa credibilidad es relativamente fácil, por eso hacemos un proceso tan pesado, en el que verificamos varias veces las informaciones que desmentimos.

P: ¿Cómo se financian?

R: A día de hoy lo hacemos por amor al arte, excepto el ingeniero, que es el único que cobra. El ánimo es que haya una estructura económica detrás, estamos ahora en un momento en el que tenemos que decidir si queremos ser empresa o una fundación. Estamos trabajando mucho en la idea de crear herramientas con las que los ciudadanos se puedan proteger de la desinformación, de los poderes públicos... Es necesario desarrollar proyectos educativos de conciencia crítica y verificación.

En esa idea creemos que hay margen para una fundación, que va más allá de tener un medio digital en el que publiquemos cosas, donde lo que hagamos sea dotar de herramientas a los periodistas y a los ciudadanos.

P: Las noticias falsas han existido siempre...

R: Siempre, siempre. La diferencia ahora es que internet les ha dado dos capacidades: son mucho más fáciles de hacer y de viralizar.

P: Si los periodistas hubiéramos hecho bien nuestro trabajo, ¿Maldito Bulo existiría?

R: No solamente los periodistas son responsables de la desinformación, creo que va mucho más allá. Nosotros verificamos muchos medios, pero la desinformación es una cosa mucho más amplia. Pienso en los memes, en las cadenas de Whatsapp, eso no es responsabilidad de un periodista y sin embargo también desinforma mucho, también tenemos que salir a desmentir ese tipo de cosas. El problema es poliédrico y los responsables también lo son: las plataformas tienen una responsabilidad, los periodistas tenemos una responsabilidad, pero también los editores de medios, que no tienen un modelo de negocio que no favorezca la desinformación. Al final esta lucha por el clic constante hace que se permitan una serie de prácticas que no dependen tanto del periodista como del modelo de negocio en el que funciona.

P: ¿Cuál debería ser el papel de las plataformas -Facebook, Twitter- con respecto a las noticias falsas?

R: Las plataformas tienen una responsabilidad, no sabemos si legal o no y eso no lo tenemos que juzgar nosotros, pero tienen una responsabilidad sobre todo a la hora de ayudar a solventar el problema. Necesitan compartir datos, ser muchísimo más transparentes, medir mucho mejor qué hacen con los datos de los usuarios. Lo hemos visto con Cambridge Analytica, necesitan saber quién les pone dinero para publicitar sus contenidos dentro de sus webs, quiénes son y qué publican, y verificar ese contenido.

Esto sólo lo vamos a solventar si trabajamos en equipo.

P: Algunos gobiernos han mostrado su voluntad de legislar sobre noticias falsas. ¿Cree que es una decisión acertada?

R: La Comisión Europea ha sido muy clara. La legislación no se puede hacer, no a día de hoy, sería legislar en caliente, no conocemos el problema. Lo primero que hay que hacer para poder legislar una cosa tan cambiante, tan actualizada constantemente, es estudiar el fenómeno para ver si hay un patrón que se pueda legislar y a día de hoy desconocemos cómo funciona, no hay informes fiables al respecto.

Me parece muy complicado. Que llegue un juez, por poner un ejemplo de los planteamientos legislativos que se están haciendo, y cierre una página web -que la podrá cerrar en España, pero no en otros países- me parece impensable, además de peligrosísimo para las libertades de expresión y de información.

P: ¿Cómo nos defendemos de las noticias falsas?

R: Tenemos que dar muchos más pasos para protegernos a largo plazo: empezar a educar en conciencia crítica, en alfabetización mediática y digital. Empezar a educar en los coles, en las universidades, en los centros de mayores, en todas partes. Tenemos que estar mucho más preparados como sociedad para esto que solamente con leyes.

P: ¿El escándalo del posible impacto de Facebook en el resultado de las elecciones de Estados Unidos ha sido un punto de inflexión para que la sociedad sea más consciente de los peligros de la desinformación?

R: Creo que en España nos hemos concienciado con todo lo que ha pasado a raíz del referéndum del 1 de octubre en Cataluña, ahí es cuando por primera vez hemos visto de verdad una bola de desinformación brutal y más o menos tantos bulos del independentismo como de la parte constitucionalista.

Lo más visto