También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

Santi González: “Cada día se perfila con más claridad cuál es el hecho diferencial del catalanismo”

Seguimos con el asunto del que hablamos desde hace meses: Cataluña y su incógnita sin resolver

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

La política catalana sigue centrando la atención estos días, bueno, en realidad desde hace meses, como si fuera el día de la marmota. Así lo refleja este martes Santi González en ‘Herrera en COPE’. “Solo quedan dos semanas para despejar la última incógnita de la ecuación golpista catalana y mientras tanto, se va perfilando cada día con más claridad cuál es el hecho diferencial del catalanismo. No es la lengua, ni los castellers, ni el caganer de los belenes. Es la adhesión al crimen”.

Y en este aspecto recuerda el tertuliano lo ocurrido en la televisión catalana. “TV-3, esa televisión siempre cómplice, entrevistaba a un asesino etarra, Josean Fernandez, que el 5 de junio de 1982, en compañía de otros, asesinó de seis tiros, cuatro de ellos en la cabeza al empresario Rafael Vega Gil. Su mujer, incapaz de superar la depresión, se suicidó tres meses y tres días después. Entrevistado en el programa preguntas frecuentes en la tele de las mil colinas por una locutora solícita se le preguntó: “Tú estuviste 22 años en prisión por matar a un comerciante, Rafael Vega. ¿Es así?” “Eso dice la Policía”, respondió con risas de entrevistadora y entrevistado”. Y sentencia, “no lo decía la Policía, lo sostuvo razonadamente la Audiencia Nacional, que lo condenó a 28 años de prisión”.

Sin movernos de Cataluña en este día, habla Santi González de un acto celebrado ayer en Barcelona “un acto de homenaje a Jordi Pujol, al que asistieron y en el que aplaudieron dos expresidentes del Parlamento de Cataluña, Nuria de Gispert y Joan Rigol, el ex alcalde convergente de Barcelona, Xavier Trias, además de Marta Ferrusola y tres de sus siete cabritillos. “Hemos dejado muy buenas huellas”, se jactó el gran defraudador, aunque no lo suficiente para que haya sido juzgado cuatro años después se confesar lo suyo”

 Y termina, “no hay dos sin tres. Los nueve detritus de la enseñanza del colegio El Palau de Sant Andreu de la Barca que humillaron a aquellos de sus alumnos que eran hijos de guardias civiles ya tienen una plataforma de apoyo. No diré más, ¿Cómo no va a tener simpatizantes el golpismo?”.

Lo más visto