También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Baloncesto | Conflicto FIBA-Euroliga

La Euroliga critica el silencio de las federaciones nacionales

Jordi Bertomeu, presidente de la Euroliga, considera "extraña la reacción de las autoridades políticas" y ha criticado que "no hayan defendido los derechos ganados en la pista". "Solo Eslovenia protestó contra la decisión de la FIBA", ha recordado.
El español Jordi Bertomeu es el presidente de la Euroliga....
El español Jordi Bertomeu es el presidente de la Euroliga. Foto: Europa Press.

El presidente de la Euroliga, Jordi Bertomeu, mostró su sorpresa por el silencio de las federaciones nacionales tras el anuncio de la FIBA de sancionar a varias selecciones, entre ellas la española, con su exclusión de algunas competiciones, y consideró "extraña" la reacción de las autoridades. "Me ha sorprendido mucho el silencio de las federaciones sin excepción y me ha parecido extraña la reacción de las autoridades políticas porque esperaría una reacción mucho más fuerte para defender los derechos ganados en la pista", reconoció en un desayuno informativo organizado por Europa Press. A su juicio, dichas autoridades "han preferido mirar a otro lado y hacer presión sobre el que creen que es más pequeño", en referencia a la Euroliga. "No hemos escuchado a nadie protestando contra la FIBA desde las federaciones y nadie ha ido a los tribunales diciendo esto no lo van a hacer", añadió. Explicó que solo una federación de baloncesto, la eslovena, pidió explicaciones por escrito y, tras una llamada de la FIBA, "rectificó 48 horas después". "Lo lógico sería que todas las federaciones hubiesen dicho que no podía ser y que no les pusiesen en medio porque nunca han sido parte en este conflicto" que les colocaba en una situación incómoda con sus clubes. Mostró también su sorpresa por el hecho de que las autoridades deportivas españolas se posicionasen a favor de la FIBA "y no a favor de los resultados deportivos" y lamentó que haya habido una "política de seguidismo y de mirar hacia otro lado por miedo o por lo que sea" que no debería existir en 2016. Reconoció que la situación actual con la FIBA "no está bien" a pesar de la Euroliga. "Es evidente que tenemos un conflicto", continuó Bertomeu, que consideró "cuestionables" los procedimientos utilizados por la Federación Internacional de Baloncesto, a quien acusó de haber metido "en el caos" a la organización que preside. Criticó a la FIBA por haber puesto en práctica "actitudes agresivas" con los clubes y de haber amenazado y llegado a sancionar a las selecciones a pesar de habérselo ganado en la pista por jugar para una organización como la Euroliga "que es legal". "Que tengamos un conflicto con la FIBA me parece legítimo. Me parece más reprobable que se haya puesto en medio de este conflicto a las federaciones y a los equipos nacionales, sobre todo porque entre esas inconsistencias los resultados deportivos no cuentan, cuando alguien es campeón de Europa eso ya no cuenta porque hay un conflicto con la Euroliga". Durante su exposición, consideró que la Euroliga se ha limitado a construir frente a una FIBA "que se dedica a deconstruir" y anunció que, una vez planteada una queja ante la Comisión Europea, no descarta llevar a los tribunales el conflicto en defensa de sus intereses. Según Bertomeu, es "muy difícil" buscar la racionalidad cuando se considera que jugar la Eurocup es legal y hacerlo en la máxima competición europea no lo es. Preguntado por cómo reaccionará la FIBA a su propuesta de retirar las sanciones a las selecciones, respondió que no se ve capaz de adivinarlo porque "ha tenido en este proceso varias caras" y este martes le respondieron que no sabían nada al respecto. Por su parte, el presidente de la ACB, Francisco Roca, dijo que la oferta de la Euroliga era "mucho más atractiva para los clubes" que la propuesta de competición planteada por la FIBA y recordó que son los propios equipos quienes deciden dónde quieren participar "por lo que no nos parece válida la postura de la FIBA respecto a la selección y las sanciones, porque la libertad final la tienen los clubes desde hace muchos años". La Euroliga ofreció este martes a la FIBA un acuerdo "estable y a largo plazo" de colaboración en la organización de las competiciones de clubes a cambio de, entre otros asuntos, la retirada de las sanciones que pesan sobre varias selecciones que podrían perderse el próximo Eurobasket de 2017 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En una reunión celebrada en Múnich entre todas las partes la Euroliga propuso una serie de medidas para intentar desatascar un conflicto que amenaza con la salida de, entre otras, la selección española de baloncesto, de las próximos torneos internacionales. Entre las propuestas, figuran cerrar un acuerdo estable y a largo plazo de colaboración entre FIBA y Euroliga con la integración de la primera en la segunda a través de nuevas estructuras de gobernabilidad y de organización de las competiciones. De este modo, la Euroliga se encargaría de dirigir a los principales clubes, en total 40, mientras que "el segundo escalafón" sería dirigido por la FIBA.