También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Música clásica en La Linterna

Una nueva "Marina" para La Zarzuela.

Carlos de Matesanz nos presenta las novedades de la música clásica en La Linterna y nos hace alguna recomendación discográfica.
Marina en el Teatro de la Zarzuela.
Marina en el Teatro de la Zarzuela.

De 

El Teatro de la Zarzuela estrena una nueva producción escénica de “Marina”, la obra maestra del navarro Emilio Arrieta. Es una puesta en escena sobria y un tanto oscura, ideada por Ignacio García, que quiere huir del cliché de postal un tanto cursi que siempre ha ido unido a esta obra, situándola en un ambiente ”proletario”, de pescadores humildes. La propuesta no casa especialmente bien con la música “burguesa”, muy refinada y de carácter eminentemente belcantista de la obra, pero ya se sabe que eso, hoy día, no tiene mayor importancia. Y, sin embargo, es la música la que queda especialmente bien servida en estas representaciones, que se extenderán del 15 de marzo al 13 de abril y que estarán cantados por tres repartos excelentes que reúnen a tres sopranos de voz y temperamento perfectos para la realización belcantista del papel de Marina (Mariola Cantarero, Sonia de Munck y Carmen Romeo), tres tenores de máxima solvencia vocal para la difícil y lucida parte de Jorge (el aclamado Celso Albelo, Antonio Gandía y Mikeldi Atxalandabaso), tres barítonos con voz de auténtico galán para el papel del gruñón Roque (Juan Jesús Rodríguez, Luis Cansino y Ángel Ódena) y tres bajos de primera para el episódico papel de Pascual (Simón Orfila, Rubén Amoretti y Marco Moncloa). Además, se cuenta con una edición especialmente completa de la obra, que incluye números que no se interpretan habitualmente.También en Oviedo se visten de zarzuela, con la inauguración del XX Festival de Teatro Lírico Español Oviedo 2013 en el Teatro Campoamor. Y también con una obra muy popular: “La corte de Faraón” de Vicente Lleó. Se verá los días 19, 20, 22 y 23 de marzo en una producción del Teatro Arriaga de Bilbao, coproducida por el Campoamor ovetense. Es protagonista el director del Arriaga, asturiano él, y, a su vez, encargado de la divertida puesta en escena de este disparate lírico: Emilio Sagi. Pero este festival de lírica española de Oviedo presenta otros dos títulos más, también de zarzuela. En abril, tres representaciones de la versión no demasiado recomendable que hizo Marina Bollaín para los Teatros del Canal de Madrid de “La verbena de la Paloma” de Bretón, una versión presuntamente actualizada titulada “Noche de verano en la Verbena de la Paloma”. Y en mayo otras tres de “El gato montés” de Penella en la reciente producción de José Carlos Plaza para la Zarzuela, por cierto, con tres de los cantantes que ahora están haciendo “Marina”. Y se acabó: este año sólo tres títulos, que se note que estamos en plena crisis.RECOMENDACIONES DISCOGRÁFICAS.-El sello Naxos nos sirve la más destacada novedad de la semana: el rescate de la enjundiosa Misa de Réquiem del compositor y, en su tiempo, gran virtuoso del contrabajo Giovanni Bottesini: una obra de altos vuelos que contradice la imagen que habitualmente se tiene de Bottesini como mero arreglista y autor de miniaturas para su instrumento, el contrabajo. La edición de la obra ha corrido a cargo de Josep Prats, Thomas Martin y Peter Broadbent, y el gran error a la hora de llevarla al disco ha sido confiar la dirección de la fantástica Orquesta Filarmónica de Londres y del coro Joyful Company of Singers a estos dos últimos, que carecen del nervio e imaginación necesarios. Es curioso que el cuarteto de solistas sea por completo español y mayoritariamente catalán: Marta Mathéu (soprano), Gemma Coma-Alabert (mezzo), Agustín Prunell-Friend (tenor) y Enric Martínez-Castignani (barítono).    También nos presenta Naxos, entre sus últimas novedades, varios discos de música de cámara: uno con cuatro sonatas para violín y piano de Mozart, arregladas para flauta e interpretadas por el magnífico flautista francés Patrick Gallois, otro con las dos sonatas para violín y piano del tirolés Ludwig Thuille, amigo y colega de Richard Strauss, y un tercero con las tres Sonatas Op. 16 para cello y piano de Georges Onslow, el conocido como “el Beethoven francés”. La interpretación del disco de Thuille, a cargo de Marco Rogliano (violín) y Gianluca Luisi (piano), quedan un punto por debajo de la que realizan María Kliegel (cello) y Nina Tichman (piano), que es realmente excelente. Por último, el mismo sello nos ofrece una de las pocas grabaciones existentes –y una de las mejor realizadas- de la única sinfonía del en su día aclamadísimo pianista Eugen d’Albert. Esta Sinfonía en Fa mayor, Op. 4, es digna heredera de la tradición sinfónica alemana instaurada por Beethoven y Schumann, está muy bien realizada y, sobre todo, esta nueva grabación presenta una excelente interpretación a cargo de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Munich dirigida por su titular Jun Märkl, en un álbum que se completa con la obertura de la única obra de d’Albert que se interpreta en la actualidad de vez en cuando: la ópera “Tiefland”, basada en la novela “Terra baixa” del tinerfeño Ángel Guimerá.

Lo más visto