También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 5ª Feria de San Fermín

Tras el milagro, el triunfo

Iván Fandiño salió a hombros este miércoles de la plaza de Pamplona tras cortar tres orejas. El torero vasco protagonizó también el momento de mayor peligro al ser prendido dramáticamente, sin consecuencias, por su primer toro. Victoriano del Río lidió una importante corrida con un toro, Español, premiado con la vuelta al ruedo.
Momento de la voltereta que sufrió al entrar a matar...
Momento de la voltereta que sufrió al entrar a matar Iván Fandiño. EFE

La delgada línea que separa la tragedia del triunfo. Esa línea por la que discurrió la primera tarde de Iván Fandiño en estos 'sanfermines'. Del milagro que supuso que el pitón de su primer toro quedase hilvanado en la taleguilla y no calase en el muslo, al triunfo que llegó después en forma de oreja de ese toro y sobre todo, por las dos paseadas tras lidiar a un gran toro como fue el quinto. El cénit de una notable corrida de Victoriano del Río. Corrida seria, cuajada, astifina, hechurada y que desarrolló nobleza y casta en distintos grados. Continúa la gran temporada de don Victoriano.A cinco kilos de los seiscientos se quedó el serio segundo. Kilos y buenas hechuras en forma y con fondo mansito pero con su punto de casta. Iván Fandiño hilvanó una faena de tono creciente. Primero intentó sujetar al toro en el tercio de sombra, pero este dijo nones y huyó hasta tablas en sol. Allí fue donde llegaron las dos mejores tandas de la faena del torero vasco. A derechas, consintiendo mucho al toro y obligándolo por abajo. Ganada la batalla pinchó antes del susto y la estocada. Se volcó Fandiño en el segundo volapié y quedó prendido milagrosamente por la taleguilla. Buscó presa el toro en el suelo pero afortunadamente llegaron pronto los capotes, entre ellos el de San Fermín, que vaya día ha echado entre el encierro matinal y la corrida vespertina. La oreja, premio a la emoción del momento.Pero lo mejor llegó con el quinto. Español. Toro que empujó con riñones en el caballo pese a que no fue muy castigado. Que rompió a embestir con casta, nobleza y profundidad en sus embestidas. Si tuvo una virtud la faena de Fandiño fue la de mantener la intensidad del trasteo. No hubo altibajos, desde los cambiados de inicio a las manoletinas finales. El toro incansable en sus embestidas y Fandiño que exigió mucho al toro por abajo. Siempre encajado, el de Orduña tiró de la embestida del toro aunque se echó en falta algo más de rotundidad al conjunto. La falta de clase en su toreo la suple Fandiño con el aguante. A derechas llegaron dos tandas finales de alta nota. Y la estocada, arriba para tumbar a un gran toro y que sirvió de prólogo a la concesión del doble trofeo y la vuelta al ruedo para el bravo animal.Padilla, el ídolo de los tendidos de sol, no fue el Padilla que acostumbra en Pamplona. Recibió con una larga en el tercio a su primero antes de , banderillar a toda velocidad. El toro de Victoriano del Río, hondo y serio, apuntó buenas condiciones en los primeros compases de la lidia, pero nada más comenzar la faena de muleta se lesionó en la mano izquierda y allí se pusieron fin las esperanzas de torero y público. Abrevió con buen criterio Padilla.Un buen pitón tuvo el colorado chorreado que hizo cuarto. No banderilleó Padilla en esta ocasión antes de realizar una faena pausada y marcada por la limpieza y el buen trazo al natural. Pero esa versión de Padilla no es la que llega a los tendidos pamploneses, de ahí que todo lo realizado por el jerezano se viviese sin clamor ni intensidad. Tremenda la seriedad que traía el tercero por delante. Leña en la cabeza del toro de Victoriano. Echó la vara y picó arriba Óscar Bernal en los dos puyazos que tomó el toro. Juan del Álamo se dobló con el toro al inicio de una faena que fue de más a menos. La mejor tanda, una a derechas al comienzo del trasteo, más templada y reunida. Después llegaron los desajustes en temple y distancias y el toro tampoco terminó de romper. También sacó fondo de nobleza el ofensivo sexto. Juan del Álamo se explayó en el toreo en redondo. Temple y largura en los muletazos aunque se echó en falta más ajuste en los embroques. Tiró de muletazos rodilla en tierra para terminar de meter al público en la faena en el final de la misma. FICHA DEL FESTEJO Pamplona, miércoles 9 de julio de 2014. 5ª de Feria. Lleno. Toros de Victoriano del Río, muy bien presentados y de buen juego en conjunto. Destacó el notable 5º, Español, Nº 112, premiado con la vuelta al ruedo. Lesionado y sin opciones el 1º. Juan José Padilla, silencio y silencio. Iván Fandiño, oreja y dos orejas. Juan del Álamo, silencio y silencio.

Lo más visto