También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Tortura y democracia

A la Agencia Central de Inteligencia, CIA, se le han atribuido desde su fundación las más tenebrosas misiones “especiales” destinadas a garantizar la seguridad nacional de Estados Unidos. Estas operaciones han sido objeto de múltiples denuncias casi siempre en detrimento del prestigio de la principal democracia del mundo. Ahora ha sido el propio Senado norteamericano el que ha denunciado, en un exhaustivo informe, la tortura utilizada en los interrogatorios de prisioneros a partir de los atentados del 11-S de 2001. El informe ha provocado una profunda conmoción en la opinión pública tanto por la crueldad de los métodos empleados como por el hecho de que se han vulnerado todas las convenciones internacionales contra la tortura. Además el documento asegura que estas torturas no han tenido apenas efectividad a la hora de obtener información, como ha reconocido el propio presidente Obama. Las revelaciones del informe, fruto de cinco años de investigación del Senado, han puesto de manifiesto, sin embargo, uno de los aspectos que más han contribuido a consolidar la democracia norteamericana: la voluntad de transparencia que garantiza, en última instancia, el conocimiento de la verdad como fundamento del Estado de Derecho. Es posible que los métodos de la CIA cambien a partir de ahora, pero es evidente que nada puede justificar la tortura. La lucha contra el terrorismo va a ser larga y dura, y de ella nuestras democracias deben salir fortalecidas y no debilitadas en su propio fundamento.   

Lo más visto