También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En la presentación de la nueva Yamaha

Rossi: "Afortunadamente, Márquez no está en mi equipo"

Por su parte, Lorenzo señaló: "Yo no tengo que defenderme de nada. Yo no tuve ni una sola colisión ni problema con otro piloto dentro de la pista".
Valentino Rossi, en la presentación de la nueva temporada. Foto....
Valentino Rossi, en la presentación de la nueva temporada. Foto. EFE

Dos meses después de la conclusión del Mundial de Moto GP, con el polémico desenlace vivido en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, donde el español Jorge Lorenzo se hizo con el título, el piloto italiano Valentino Rossi (Movistar Yamaha) afronta "más motivado" la nueva temporada.El nueve veces campeón del mundo de motociclismo, que en 2015 perdió el título en favor de Lorenzo por sólo cinco puntos, ha afirmado, en la presentación de la moto (YZR M1) que pilotará en la temporada 2016, que ya ha olvidado lo sucedido, si bien ha admitido que le costó hacer borrón y cuenta nueva."Al principio después de Valencia era difícil, fue lo más difícil. Las primeras semanas después de regresar a casa era porque la decepción era muy grande. Pero ahora ya ha pasado. Tenía que estar relajado y dejar pasar esa mala sensación", ha explicado.Rossi ha realizado estas declaraciones en la rueda de prensa de presentación del equipo japonés realizada en Barcelona, donde el desenlace del pasado mundial, en el que, en su opinión, Marc Márquez le privó de luchar por la victoria, ha monopolizado parte de las preguntas.El piloto de Yamaha ha reconocido que, tras la última carrera celebrada en Cheste, en algunos momentos pensó en decir "basta", algo que finalmente no ha cumplido porque quiere "seguir siendo competitivo" en la categoría reina del motociclismo mundial.Sobre su relación con Lorenzo, ha precisado que "la atmósfera es buena" y ha señalado que sería diferente si compartiera equipo con el leridano. "Afortunadamente, Márquez no está en mi equipo", ha ironizado.En cualquier caso, ha puntualizado que está "más motivado" para afrontar una temporada en la que se han producido cambios en la categoría reina del motociclismo, especialmente en el ámbito de la electrónica y los neumáticos.En este sentido, al italiano le preocupa más la adaptación de su moto a las gomas Michelin que la nueva reglamentación electrónica, que obliga a todos los equipos a competir con los mismos parámetros."La electrónica no es un gran problema. Todos estamos en el mismo nivel y creo que nuestros ingenieros están trabajando para mejorar. Estoy más preocupado con los neumáticos, ya que el cambio es importante", ha desvelado.Según Rossi, la "primera impresión" es que los Michelin sufrirán más en la segunda parte de las carreras, especialmente la goma delantera. "Con los Michelin, si cometes un fallo, lo pagas. Deberemos estar concentrados en la conducción", ha puntualizado.En cuanto a los rivales, opina que su compañero, Jorge Lorenzo, y los pilotos de Repsol Honda, Marc Márquez y Dani Pedrosa, serán los principales pilotos a batir, si bien considera que otros equipos satélite pueden competir con los favoritos debido, en parte, a los cambios electrónicos."Márquez, Lorenzo y Pedrosa serán los más difíciles. Los otros pilotos de los equipos satélite pueden estar cerca. Quizá la lucha no solo estará entre nosotros cuatro, quizá habrá más", ha zanjado. 

A dos meses del inicio del Mundial de MotoGP, el vigente campeón del mundo, el español Jorge Lorenzo, ha tendido la mano a su compañero de equipo, el italiano Valentino Rossi, por quien ha dicho sentir "mucho respeto", pese las tensas relaciones que mantienen ambos desde el desenlace del último campeonato.

"Yo tengo la mano abierta a todos los pilotos. El respeto siempre existe, porque primero somos personas y luego deportistas que nos estamos jugando la vida. Tengo mucho respeto por Valentino y por todos los pilotos en general, sean más rápidos o más lentos. Me quiero llevar bien con todos si es posible y más con mi compañero de equipo", ha manifestado.

Lorenzo y Rossi han coincidido en Barcelona, durante la presentación del equipo Movistar Yamaha y la moto de 2016, la YZR M1. El mallorquín ha tendido literalmente la mano al de Tavullia, y éste se la ha aceptado, en una foto que ha escenificado la supuesta paz entre ambos.

Sin embargo, en la rueda de prensa posterior al acto, que han hecho por separado, Rossi ha vuelto a insistir en que el desenlace del Mundial estuvo amañado, con Marc Márquez actuando en favor de su compatriota Jorge Lorenzo, aunque se ha mostrado dispuesto a pasar página y pensar ya únicamente en la próxima temporada.

Lorenzo, por su parte, ha insistido en que él no tuvo nada que ver en el incidente del GP de Malasia que acabó con Márquez por los suelos y Rossi sancionado.

"Lo que sucedió en Sepang no tuvo que ver conmigo. Venía, creo, desde atrás, del Gran Premio de Argentina y de Assen. Si Márquez y Rossi quieren, tendrán que solucionarlo ellos, pero yo no pinto nada ahí", ha indicado el balear.

De lo único de lo que se arrepiente Lorenzo, ha dicho, es "del gesto" que tuvo con Rossi tras la carrera de Sepang, recriminándole lo que había hecho con Márquez, "pero ya pedí perdón por eso", ha recordado.

En este sentido, Jorge Lorenzo está harto de que se ponga en duda la legitimidad de su tercer título de MotoGP: "El Mundial de 2015 lo ganó el piloto más rápido, y ese fui yo. Un Mundial en el que fui el que gané más carreras y estuve más vueltas en cabeza. Las estadísticas están ahí".

Por eso, no se ha dado por aludido cuando los periodistas italianos le han vuelto a hablar hoy de 'biscotto' (amaño): "Yo no tengo que defenderme de nada. Yo no tuve ni una sola colisión ni problema con otro piloto dentro de la pista. ¿Valentino? Si él tiene algún tipo de resentimiento conmigo es un tema que él tendrá que gestionar".

"La dudas de si merezco o no el campeonato son infundadas y vienen de los fans de Valentino. En el mundo del motociclismo, Rossi es un personaje muy importante, algo parecido a lo que era Jordan en el baloncesto, tiene millones de seguidores y muchos de ellos no están teniendo respeto por gente como yo, que somos campeones del mundo y nos limitamos a hacer muy bien nuestro trabajo", ha argumentado.

Lorenzo se ha mostrado contento "porque el motociclismo ha crecido en popularidad en el último año", pero no por los motivos por los que lo ha hecho.

"Desafortunadamente, esa rivalidad que se vive en los estadios de fútbol se ha trasladado a los circuitos, especialmente en España e Italia, y eso es algo que no me gusta ver", ha lamentado.

En cualquier caso, el piloto de Movistar Yamaha ha dejado claro que todo el ruido de fuera no le afecta lo más mínimo dentro de la pista "-siempre he sido un piloto muy frío", ha recordado- y se ha mostrado ilusionado ante el inicio de una nueva temporada en la que defenderá el título.

"Desde 2010, he ganado la mitad de los campeonatos y eso hace que me siente muy feliz y orgulloso. Soy el único piloto que le ha dado un título a Yamaha en los seis últimos años", ha destacado el mallorquín, que ha reiterado su intención de retirarse en la fábrica nipona.

"Ellos siempre me ha tratado muy bien, tanto dentro como fuera de la pista. Reconocen mi trabajo, y mi sueño es, si todo sigue como hasta ahora, retirarme aquí", ha subrayado.

Este año tenía derecho a lucir el número 1 en el carenado, pero al final se queda con su 99. "Era muy atractivo llevar el número 1, porque es muy difícil ganarte el derecho a llevarlo, pero no hubo ningún diseño con ese número que me convenciera. Además, el número 1 no me representa, no es un numero que puedas llevar permanentemente", ha aclarado.

Será una temporada apasionante con la introducción de los nuevos neumáticos Michelín y la misma electrónica para todas las motos que, a priori, debe igualar las carreras más si cabe.

Sin embargo, Lorenzo ha preferido no hacer consideraciones técnicas al respecto ni confirmar que las Yamaha siguen estando un punto por encima del resto: "Aún es muy pronto para saber dónde esta cada uno. En los test de Malasia empezaremos a tener todos las ideas mucho más claras".

Un año, 2016, que podría significar el regreso a la competición del australiano Casey Stoner, bicampeón de MotoGP y que de momento ha firmado como piloto probador de Ducati.

Lorenzo no duda de que, si Stoner regresa al Mundial, pronto estará peleando con los de arriba, porque "si una cosa tiene Casey es talento natural, y eso se tarda mucho en perderlo".

Lo más visto