También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Reflexión en el ecuador de la legislatura

El segundo aniversario de la victoria electoral del PP, que dio paso al Gobierno de Mariano Rajoy, ha servido para tomar el pulso a las diversas opciones políticas a través de diversas encuestas. La dureza de estos dos años de ajustes para afrontar la crisis pasa factura al PP, pero no le impide mantener una sólida ventaja respecto a un PSOE que no capitaliza el descontento, más aún, pierde apoyo electoral por su falta de claridad y de liderazgo, y porque una parte importante de la sociedad no ha olvidado su responsabilidad de abocar al país al precipicio económico y a la fractura civil. Esta percepción en el ecuador de la legislatura debería abrir una seria reflexión en ambos partidos de gobierno. El PP no puede sentirse satisfecho con estos datos. Sabe que una parte de su electorado se siente decepcionada por su política fiscal, por su escaso discurso en lo referente a la unidad nacional y por la falta de coraje en temas culturales de fondo como la familia, la vida y la libertad de educación. La mejoría del cuadro macroeconómico debería servir para iniciar una etapa con mayor brío político, coherencia con su programa y presencia pública. En cuanto al PSOE parece evidente que su forma de hacer oposición sólo engorda la bolsa electoral de IU y de los nacionalistas. El famoso giro a la izquierda le separa de la centralidad política y pone en riesgo consensos básicos más necesarios que nunca. Este partido que pregona ser el más parecido a la sociedad española corre el riesgo de separarse cada vez más de sus necesidades e intereses reales.

Lo más visto