También en directo
Ahora en vídeo
Ángelus del domingo, 13 de julio de 2014

El Papa pide por la paz e invita a vivir la Fe también en el verano

En medio de este periodo estival, miles de peregrinos han acudido esta mediodía a la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus con el Papa Francisco. En este ecuador del mes de julio y domingo XV del Tiempo Ordinario, Francisco se ha centrado en el Pasaje del Evangelio de este día centrado en la Parábola del sembrador. También ha guardado un minuto por la paz en el mundo.

De 

Durante su alocución Francisco ha contemplado a Cristo que ha subido a la barca al ver al gentío y les ha enseñado en Parábolas. Ha comenzado su discurso simplemente relatando una. En ella el sembrador echa semillas. Unas caen en mala tierra y no germinan, o cuando florecen termina por agostarse. Otra parte cae en tierra buena y da fruto abundante. Cuando los discípulos le preguntan por el sentido, Cristo les cuenta particularmente el verdadero significado recordando a cuantos escuchan la palabra y no la acogen, o tal vez la wescuchan para ponerla en práctica, pero sucumben cuando surge la dificultad. También están los que florecen porque son coherentes en su Fe. El Papa ha recordado que María es el Modelo perfecto del fruto que Dios espera. El Santo Padre ha señalado que dos mil años después esa Palabra permanece como una semilla en nuestras vidas y nada debería apartarnos del amor de Dios para dar fruto. El Vicario de Cristo ha invitado a preguntarnso qué somos realmente: terreno pedregoso, zarzas, piedras, o terreno fructífero. Por eso para fructificar es bueno seguir participando en la Misa y la vida de Fe durante este periodo de verano y de vacaciones. Una vez rezado el Ángelus Francisco ha hecho este llamamiento: Dirijo a todos ustedes un firme llamado a continuar rezando con insistencia por la paz en Tierra Santa, a la luz de los trágicos eventos de los últimos días. Tengo vivo todavía en la memoria el recuerdo del encuentro del 8 de junio pasado con el Patriarca Bartolomé, el Presidente Peres y el Presidente Abbas, junto a los cuales hemos invocado el don de la paz y escuchado la llamada a romper la espiral del odio y de la violencia. Alguien podría pensar que tal encuentro ha tenido lugar en vano. En cambio no, porque la oración nos ayuda a no dejarnos vencer por el mal ni a resignarnos a que la violencia y el odio predominen sobre el diálogo y la reconciliación. Exhorto a las partes interesadas y a todos los que tienen responsabilidad política a nivel local e internacional a no escatimar la oración y cualquier tipo de esfuerzo para hacer cesar toda hostilidad y conseguir la paz deseada para el bien de todos. E invito a todos a unirse en la oración. Ahora, Señor: ¡ayúdanos Tú! ¡Dónanos Tú la paz, enséñanos Tú la paz, guíanos Tú hacia la paz! Abre nuestros ojos y nuestros corazones y dónanos el coraje de decir: “¡nunca más la guerra!”; “¡con la guerra todo está destruido!”. Infunde en nosotros el coraje de cumplir gestos concretos para construir la paz. Haznos disponibles para escuchar el grito de nuestros ciudadanos que nos piden que transformemos nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros miedos en confianza y nuestras tensiones en perdón. Antes de terminar ha saludado a todas las gentes del amr al aproximarse la festividad de la Virgen del Carmen el próximo miércoles y ha deseado un feliz domingo a todos los peregrinos.

Lo más visto