También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SANTANDER

El momento de Manuel Escribano

El diestro Manuel Escribano fue el triunfador de la primera corrida de la Feria de Santiago. El sevillano cortó una oreja a cada uno de sus toros del hierro de Ana Romero. José Garrido cortó una esforzada oreja.
Manuel Escribano en su salida a hombros este martes del...
Manuel Escribano en su salida a hombros este martes del coso de Cuatro Caminos. EFE

A la chita callando, Manuel Escribano está firmando una temporada más que interesante. Sin hacerle ascos a ningún tipo de ganadería, imponiéndose a lo que pocos quieren lidiar y con un aire de suficiencia y progresión, el de Gerena firmó este martes en Santander una tarde de torero maduro y en sazón.Escribano se impuso a un lote de toros de Ana Romero tan distinto como aprovechable. Se protestó al blando segundo, al que banderilleó poderoso el sevillano. Resultó fundamental el temple que aplicó Escribano durante toda la faena. Dio los tiempos muertos adecuados y midió las alturas perfectamente. Lo mejor llegó en una tanda al natural de perfecto trazo. La estocada viajó entera y la oreja cayó por mayoría aplastante.El buen momento de Escribano, que brindó al lesionado Ferrera y por el que había entrado en Santander, se volvió a demostrar con el quinto, un toro que vino y fue sin terminar de humillar, pero al que el de Gerena entendió a su altura, le llevo siempre muy tapado y terminó toreando a placer, especialmente al natural. La estocada cayó algó desprendida pero no fue impedimento para la concesión de otra oreja.Quien sigue sin cambiar su momento ni su moneda es Manuel Jesús 'El Cid'. Anunciado con los santacolomas, al final no estoqueó ninguno del hierro titular. Abrió plaza el remiendo de Los Bayones que, sin ser nada del otro mundo, tuvo sus veinte arrancadas potables por el pitón derecho al principio de faena, con cierto brío en sus viajes. Pero todo se fue diluyendo a medida que El Cid acortó distancias y aparecieron sus dudas, especialmente al natural. Se devolvió al cuarto de Ana Romero y El Cid tuvo que pechar con un sobrero que lució el hierro de José Cruz. Muy sangrado en varas, tuvo mejor aire embistiendo al natural pero poco fuelle para aguantar. El Cid se mostró sin ideas y todo resultó monótono y sin alma.  Sacó casta en tercero de Ana Romero, al que Jose Garrido hilvanó una faena con altibajos, más mandona cuando apostó por dejar la muleta en la cara del toro y tiró de su embestida. Una tanda a derechas resultó la más compacta. A izquierdas no terminaron de entenderse toro y torero y todo se enfrió cuando el animal salió lastimado de su mano izquierda en un pase de pecho.El sexto iba camino de los seis años. 615 de cárdeno santacolomeño. Tuvo movilidad sin embargo el de Ana Romero, algo informal, pero que permitió a Garrido a mostrar una imagen de torero capaz y merecedor de mayores oportunidades. Firme, sin un paso atrás, el pacense inició su faena de forma poderosa rodilla en tierra. Después, supo encauzar con limpieza y mando las embestidas del toro por ambos pitones. La faena subió enteros con unas manoletinas de ajustado embroque y una media en buen sitio que tumbó al toro. La oreja fue premio justo.

FICHA DEL FESTEJO

Santander, martes 21 de julio de 2015. 3ª de Feria. Un tercio largo de plaza.

Cuatro toros de Ana Romero, muy desiguales de hechuras. Conjunto flojo de remos. Encastado y bueno el tercero. Noble y sin humillar el segundo. Manejables quinto y sexto. Un remiendo, primero, de Los Bayones, de buen pitón derecho mientras duró. Un sobrero, cuarto bis, de José Cruz, a menos.

El Cid, saludos y silencio.

Manuel Escribano, oreja y oreja.

José Garrido, saludos y oreja tras aviso.

Lo más visto