También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Eric Schmidt, en Campus Madrid

Globos para llevar internet a todos, coches automatizados para evitar accidentes o lentillas para mejorar la salud son algunos proyectos destacados hoy en Madrid por el presidente de Google, Eric Schmidt, para animar a los emprendedores a resolver problemas de modo distinto al resto como clave de éxito.
Eric Smith
Eric Smith

El presidente de Google ha participado hoy en el foro de innovación IN3 "Incubating a New Spain", organizado por la embajada de EEUU y la Asociación Chamberí Valley (un grupo de emprendedores líderes españoles), y que ha sido celebrado hoy en la sede de Campus Madrid, un espacio de Google para emprendedores recién inaugurado en esta ciudad. Entrevistado por Martin Varsavsky, fundador de Fon, el presidente de Google, ante un aforo lleno de emprendedores, ha animado al colectivo a adelantarse de "forma diferente" a sus competidores y mucho antes a la hora de cubrir con sus servicios las necesidades de la gente. Eric Schmidt se ha referido a "todas esas cosas que podremos hacer con la tecnología y que aún no somos capaces", y ha añadido que, en el mundo de la tecnología existen muchos nichos de mercado pendientes de ser explotados. El presidente de esta exitosa tecnológica estadounidense se ha referido a las oportunidades de desarrollo empresarial que ofrecen por ejemplo los robots, que tienen todavía muy complicado realizar tareas que los humanos realizamos fácilmente", entre otras, limpiar la cocina. "No os imagináis lo difícil que les resulta a las máquinas ejecutar muchas de las labores más rutinarias de cualquiera", ha dicho el responsable de Google. Pese a ello, ha insistido el presidente de Google en que los ordenadores están dotados ya de gran destreza para actividades muy complejas. Por ejemplo, el reconocimiento de imágenes y de texto, aunque todavía tienen tras de sí muchos desafíos pendientes, ha dicho, y ahí los emprendedores tendrían un gran recorrido de negocio por delante. Mirando al futuro próximo, Schmidt vería con buenos ojos que fuera mucho más sofisticado aún y más avanzado el llamado "aprendizaje automático", es decir, el que realizan las máquinas por sí solas, mediante tecnologías de inteligencia artificial y sofisticados algoritmos. Al presidente de Google le gustaría por ejemplo que la tecnología permitiera a los científicos descubrir muchas más cosas y a mayor velocidad aún, y en ámbitos como la salud la tecnología tiene muchos retos por delante. En el sector de seguridad informática, ha añadido, la inteligencia artificial podría detectar mayores evidencias para prevenir problemas a los que el ser humano no es capaz de adelantarse. En España, teniendo en cuenta factores tan determinantes como sus recursos naturales, entre otros, el sector de la energía se vislumbra como uno de los más prometedores para los próximos años desde el punto de vista tecnológico. Actualmente, ha recordado, las labores entre las máquinas y los hombres se comparten: "existen cosas muy difíciles de hacer por los ordenadores, y viceversa, cosas muy complicadas para los humanos". Ha insistido no obstante en que el debate no está tanto en preguntarse si robots sí o no, sino profundizar en las diferencias sociales y la brecha digital que plantea la barrera entre quienes trabajan vinculados a la informática y quienes no, algo que además marcará cada vez más distancias. Schmidt ha destacado que la gente vinculada a empleos asociados a ordenadores tiene claramente mejores salarios y una calidad de vida mayor que el resto; ha recordado también que los países más avanzados tecnológicamente son los que precisamente tienen menores niveles de desempleo. El nuevo panorama del mundo profesional en los próximos años se vislumbra muy distinto al del pasado, ha dicho el presidente de Google. De hecho, el mundo laboral no parece que será demasiado alentador para quienes se lo planteen arraigado a un mismo puesto toda su vida haciendo siempre lo mismo. "Ese tipo de gente que no aprenda ni innove se quedará atrás porque el mundo se está haciendo muy global y competitivo", ha advertido Schmidt.

Lo más visto