También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Tiempo clásico en La Linterna

Comienza el ciclo de conciertos de la Universidad Autónoma

Toda la actualidad de la música clásica en La Linterna con el experto Carlos de Matesanz.
I Virtuosi Ambulanti. FOTO: Mario Pahl
I Virtuosi Ambulanti. FOTO: Mario Pahl
  • cope.es
  • cope.es

El conjunto muniqués I Virtuosi Ambulanti  inaugura el XLII Ciclo de Grandes Autores e Intérpretes de la Universidad Autónoma de Madrid, que tiene lugar todos los años en el Auditorio Nacional. El concierto presentará obras de Rossini, Coccia, Hummel, Mercadante, Gomis e Isabel Colbrán, con un programa de recuperación de patrimonio musical realizado en colaboración musicológica con el Festival austriaco de Esterházy. El director de escena suizo Nicolas Trees recreará una velada musical de salón con trajes de época al estilo de las legendarias “Samedis soirs” que Rossini organizaba en su domicilio parisino (1858-1868). Esta velada contará con la participación de la soprano serbia Jelena Bankovic y del tenor alemán Timothy Fallon. Gustavo Sánchez y Mark Pogolski se alternarán en la dirección musical.De resto del ciclo, plagado de conciertos que abochornarían a cualquier programador con un mínimo criterio, se pueden destacar dos citas de gran calidad musical: el siete de febrero de 2015 los Solistas de Londres (pertenecientes a las mejores orquestas de la capital británica) con un programa de músicas relajantes y accesibles para todo tipo de público, y el nueve de mayo, la clausura del ciclo, que suele ser siempre lo mejor, con el Cuarteto de Leipzig y el pianista Herbert Schuch, que tocan juntos por primera vez en su vida –primicia, por lo tanto-, en un programa muy largo con obras de Mahler, Mendelssohn, Schubert y Schumann, de quien darán el imponente Quinteto Op. 44. Es de lamentar que las mejores citas del ciclo vengan sólo de intérpretes extranjeros, pero parece que sólo el CNDM tiene ojo para aprovechar algunas de las mejores propuestas musicales de nuestro país. También es verdad que ante el interés de conciertos como los de los London Solists o el cuarteto lipsiense, lo de menos es la nacionalidad y, visto el resto de la oferta... lástima que no sean extranjeros todos los intérpretes del Ciclo.Novedades discográficas.- El sello hipereconómico Brilliant lanza nuevas grabaciones muy interesantes de música de cámara. La primera, sin duda, es la excelente grabación del Quinteto Op. 44 y el Cuarteto nº 3 de Robert Schumann debida a la magnífica pianista, artista exclusiva de este sello, Klara Würtz, con el Cuarteto Daniel; un disco de excelente toma sonora realizada en el De Doelen de Rotterdam, sala moderna con una de las mejores dotaciones técnicas y acústicas del continente. De menor calidad interpretativa, pero mayor interés por las pocas grabaciones que hay –a pesar de ser música de un compositor bastante conocido- está el disco que recoge los dos cuartetos con piano que compusiera a lo largo de su vida el francés Camille Saint-Saëns; las interpretaciones, bien planteadas y ejecutadas aunque no excepcionales, corren a cargo del Cuarteto Avos. Por último, también puede considerarse música de cámara la que contiene el disco titulado Telemann – Virtuoso: un compendio de música para flauta de pico de Georg Philipp Telemann que incluye un concierto, cuatro sonatas y un cuarteto, todo ello interpretado con pasión a veces un tanto desequilibrada por el conjunto italiano Il Rossignolo.Por su parte, la cercanía de la Navidad se deja sentir con un par de reediciones barrocas pertinentes a tal época. En primer lugar, una tradición de Brilliant: sacar un Oratorio de Navidad de Johann Sebastian Bach nuevo cada año; éste, le toca a una vieja grabación del año 1975, alemana por los cuatro costados, que hará las delicias de amantes del Barroco tocado a la antigua usanza, con instrumentos modernos y sonido muy pulido, pero, eso sí, sin excesos ni delitos de leso estilo. La dirección de Martin Flämig al frente de una conocedora Orquesta Filarmónica de Dresde pone un manto sonoro muy aterciopelado –quizá demasiado para los amantes del historicismo interpretativo- para que se luzcan las partes vocales, que son en este álbum triple, las auténticas protagonistas: tanto el famoso Kreuzchor de Dresde como el cuarteto de solistas integrado por cantantes de lo mejor de aquella época: Arleen Augér, Annelies Burmeister, Peter Schreier y Theo Adam. El otro disco, grabado en la misma Lukas Kirche de Dresde, ofrece menos interés, por falta de adecuación estilística y porque las voces, tres lustros después, son de infinitamente menor relieve. Se trata de un álbum dedicado a dos obras sacras mayores del padre Antonio Vivaldi: el Gloria Rv. 589 y el Magnificat Rv. 611, a cargo de los Madrigalistas de Hallen y los prestigiosos pero un tanto desfasados Virtuosi Saxoniae dirigidos por el trompetista claramente ajeno al mundo vivaldiano Ludwig Güttler. A pesar de los inconvenientes de falta de estilo y nervio, la grabación es técnicamente perfecta y el sonido de la orquesta muy hermoso.Comienza el ciclo de conciertos de la Universidad Autónoma

Lo más visto