También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Databa de los años 50

Betxí derriba la casa situada junto al Palau y gana espacio en la Plaza Mayor

Numerosas personas se han acercado hoy a los alrededores de la Plaça Major para ver el comienzo de los trabajos de derribo de la casa construida contra el Palau-Castell, que se alargarán durante los próximos días.

De 

  De esta forma desaparecerá el inmueble alzado a mediados de la década de los 50 que tapaba uno de los balcones del monumento más importante de Betxí y que estrechaba de forma considerable el acceso principal a la Plaza Mayor del pueblo. La casa constaba de dos plantas de 153 m2 cada una y de dos trasteros en la parte superior y era muy conocida por toda la población por su ubicación y porque había sido propiedad de un ex-alcalde del municipio.   Las gestiones para la adquisición del inmueble comenzaron hace cerca de tres años, cuando el alcalde de la localidad, Alfred Remolar, se reunió con los propietarios vecinos del Palau y les explicó cuál era el proyecto de restauración de del edificio. En ese momento se puso a disposición de todos para iniciar reuniones y conversaciones tendentes a la adquisición progresiva de todas las propiedades que conforman el entorno del monumento, cometido que cristalizó hace un mes con la compra de esta casa .   Remolar ha destacado que "las gestiones han sido muy largas debido a su complejidad, ya que el inmueble pertenecía a 15 propietarios diferentes y ha sido un auténtico rompecabezas poder encajar todas las piezas para llegar a buen puerto". El primer edil ha remarcado que "esta adquisición es fundamental e importantísima para todo el pueblo para conseguir una entrada digna al casco histórico y recuperar la que había hace cinco siglos" y ha recordado que "en la presente legislatura se han comprado dos pisos más afectados por el Palau que se suman a los dos corrales adquiridos en la anterior legislatura ".   El derribo de la casa dará paso a la segunda fase de adoquinado del entorno del Palau, que comenzó hace algunas semanas con las actuaciones en la parte central de la Plaza Mayor. De esta forma, el Palacio ya queda totalmente aislado por la zona este, oeste y sur y continúa avanzando en la recuperación de su esplendor e importancia que tuvo en el pasado.