También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Su recuerdo en La Mañana de COPE

19 años sin Gregorio Ordóñez

El diputado popular (foto Fundación Gregorio Ordóñez)
El diputado popular (foto Fundación Gregorio Ordóñez)

Han pasado casi dos décadas desde que ETA asesinara al diputado popular en un bar de San Sebastián. Su viuda, Ana Iríbar y su compañera de partido, María San Gil instan a mantener vivo su legado.

Ana Iríbar confiesa "que parece que fue ayer" cuando su marido fue asesinado por ETA. "Echo de menos al padre, al marido, al amigo y al líder político que todos conocimos". El hijo de ambos tenía año y medio cuando su padre fue asesinado.  "Fue muy difícil explicarle lo que pasó. Con cuatro años me preguntó qué le había pasado a su padre. Él ha estado siempre presente en nuestra vida y de una manera natural y espontánea se lo inculcado a él. Siempre ha estado dentro de nosotros. Ha sido una presencia permanente, sin forzar nada".

La viuda de Gregorio Ordóñez considera que "todo lo que está relacionado con ETA ha sido muy mal gestionado desde el principio. No hemos sabido hacer las cosas bien. Hacen falta líderes fuertes y capaces de reconducir la situación y no me sorprende nada lo que está pasando. Pase lo que pase yo siempre pienso lo mismo: ellos podrán estar en la calle pero pasarán a la historia por lo que son y lo que han sido, terroristas. Gregorio Ordóñez y otros hombres y mujeres pasarán a la historia como héroes, como valientes. Y ese es el mensaje que tenemos que seguir trasladando a las generaciones futuras".

Iríbar confiesa que se siente decepcionada con los políticos. "Siempre defraudan y estamos ante una situación general en la que nuestros líderes no están a la altura de la circusntancias. Hoy vivimos en una ola de incertidumbre, no sabemos muy bien hacia donde vamos navegando. Echo de menos el discurso de mi marido o que los líderes del PP y PSOE no estén haciendo política". Ha instado a participar para que la Fundación Gregorio Ordóñez, que atraviesa graves problemas económicos, pueda mantenerse en pie. "Sobrevivimos con lo justo. Animo a la gente a que colabore con nosotros para que su legado siga vivo".

Quien tampoco olvida a Gregorio era su compañera de mesa y partido el día del fatídico asesinato. María San Gil ha confesado en los micrófonos de COPE que en este tiempo ha recordado esa comida "en innumerables ocasiones" y que trabaja para que su recuerdo siga vivo. "No quiero olvidarlo, lo que hizo, el ejemplo que nos dejó para hacer frente a ETA".

San Gil no tiene dudas de que el diputado popular era una figura incómoda para la banda terrorista. "ETA ha matado durante casi 50 años por motivos políticos a gente que le molestaba y Gregorio le molestaba muchísimo. No tenía ningún tipo de complejo, ningún rubor en decir lo que pensaba. Era un hombre trabajador, íntegro con unos principios y valores que ponía por encima de todo. El creía que había que buscar la derrota de ETA para ser una sociedad libre y no pretendía ser políticamente correcto para caer mejor. Trabajaba por aquello en lo que creía. Lo mataron porque sabían que iba a ser el próximo alcalde de San Sebastián. Era un adversario duro y por eso lo mataron".

La ex presidenta del PP vasco lamenta que la clase política haya cambiado su posición respecto a ETA. "Ese mundo sigue siendo el mismo aunque hayan cambiado de nombre. No han pedido perdón, no se han arrepentido, no han renunciado a nada. Quienes hemos cambiado somos los demócratas que hemos cambiado en la forma de hacer política, la de interpretar lo que está pasando, la forma de defender nuestros proyectos, nuestros principios. Estamos permitiendo que en este momento el alcalde de San Sebastián sea una persona que no ha condenado el atentado de Gregorio. Es un señor que está mucho más cerca de los verdugos que de las víctimas. Nuestro cambio de posición política ha provocado que campen a sus anchas. No van a cambiar sus gestos pero nosotros no nos podemos permitir el lujo ni político ni moral de cambiar".