También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 21032014

Agresión en la Universidad Complutense

La agresión que ha sufrido un grupo de estudiantes, miembros de la Asociación Atlántida, en las Facultades de Ciencias de la Información y Políticas de la Universidad Complutense, mientras repartían un manifiesto en favor de la vida, es una expresión más de la merma de libertades públicas en la sociedad española, consecuencia de una profunda crisis moral y cultural. Habrá quien diga que se trata de actos aislados de radicales feministas y antisistema. Pero no es la primera vez que en el ámbito de la principal universidad española por número de alumnos se utiliza la violencia contra quienes ejercen pacíficamente sus derechos fundamentales. La gravedad de lo ocurrido se agudiza si se analizan las consignas que los agresores vociferaban. Afirmaciones como “¡vamos a Paracuellos!” o consignas como “¡Vamos a quemar la Conferencia Episcopal!” son expresiones de sectarismo y de odio ciego que evocan épocas pasadas de nuestra reciente historia. El Rectorado de la Universidad Complutense está obligado a condenar esta agresión y a poner todos los medios para que se respeten en su Universidad los derechos fundamentales de quienes también son sus alumnos.  Es lo menos que se puede pedir a un lugar que se funda en el amor a la verdad y a la libertad. El manifiesto que repartían los estudiantes de Atlántida se titula “Es bueno que tú existas”. Algo que han reiterado dirigiéndose a quienes les agredían. Su presencia en la Universidad es una verdadera promesa de futuro.