COPE

¿Pueden los empresarios poner el aire acondicionado a 27 grados?: "Esto es una zancadilla más al sector"

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y un mecánico explican en TRECE las consecuencias de limitar los termostatos a un mínimo de 27 grados en verano

Vídeo

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 23:56

El Gobierno y dirigentes autonómicos socialistas no han escatimado críticas contra Isabel Díaz Ayuso por rebelarse contra el plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno, la única presidenta autonómica que lo ha hecho y que incluso podría denunciarlo ante el Tribunal Constitucional. Con un mensaje desafiante a través de Twitter, "Madrid no se apaga", la presidenta madrileña volvía a tensar la cuerda con el Ejecutivo, esta vez a cuenta de un plan de ahorro energético. Una red social en la que insistía horas después tachando al Gobierno de ser el "más caro de la historia".

La presidenta de la Comunidad de Madrid no ha sido la única en cuestionar las medidas de ahorro energético del Gobierno, los propios empresarios no han tardado en criticar medidas como la limitación de los termostatos a un mínimo de 27 en verano en los edificios administrativos, espacios comerciales, estaciones de autobús, tren y aeropuertos, hoteles, entre otros.

La queja llega porque la limitación es genérica, sin diferenciar, por ejemplo, la diferencia de temperaturas entre el norte de España y el sur. Antonio Luque, presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, ha explicado en TRECE los graves efectos de esta medida: “Una vez más, ya nos pasó en la pandemia, echamos en falta el diálogo del Gobierno con el sector privado porque somos los que levantamos la persiana, creamos empleo y sacamos esta crisis adelante. Nos sorprende esta medida, que imaginamos que será positiva, pero las comunidades son muy distintas. Nosotros tenemos un mes de julio muy complicado con 40 grados a la sobra. Entras en un local a 27 grados… no es solo que el cliente no está cómodo, también tenemos que pensar en los empleados que están subiendo, bajando, cogiendo platos”.

Antonio aclara que de la misma forma que “en Sevilla no hay partidos a las 4 de la tarde porque es peligroso para los jugadores, pero sí los hay en A Coruña, las comunidades no son igualesy avanza que el sector va “a intentar que nos permitan bajarlo a 25 grados. Esto es una zancadilla más al sector de la hostelería y estamos preocupados. Esperemos que se puedan bajar algunos grados en las comunidades con altas temperaturas”.

La obligación de mantener los establecimientos de hostelería a una temperatura de 27 grados, según Antonio, no ayuda al sector sino que supone unas “trabas muy importantes para que podamos facturar. Ha subido mucho el paro porque es imposible mantener las plantillas sin facturar. Vienen meses complicados y estamos preocupados porque tantas imposiciones sin consensuar con nosotros… le diría a la ministra que viniera a Sevilla y que me dijera si se metería en un restaurante a 27 grados”.

“Nos han llegado muchas quejas de dueños de bares porque están preocupados por las pérdidas que han tenido y ahora con todas las noticias de la inflación. Como no se hagan bien, los números están abocados al cierre. Venimos de una pandemia y una crisis de dos años y lo que pedimos es un apoyo del Gobierno y poner sentido común. Hay que darle una vuelta y esto tiene que gestionarlo cada comunidad”, propone el presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla.

También Ángel Gaitán, dueño taller mecánico, ha denunciado en TRECE que, con su situación particular, no considera justo verse obligado a poner en marcha estas medidas: “Hemos instalado por primera vez equipos de aire acondicionado donde enfriar a los empleados es complicado porque los techos son muy altos, lo que pasa es que yo tengo placas solares y me autoabastezco, no dependo de la red. Todo el tema de las imposiciones no me gusta, cada empresa tiene su particularidad. Creo que hay muchas medidas que se puede hacer antes”.

Las multas por no cumplir estas medidas puedes llegar hasta los 600.000 euros: “Les traería una semana a trabajar al taller y, cuando un coche viene desde Sevilla y abrimos el capó y su sistema de filtrado está a 700 grados de temperatura y tenemos que meter la cabeza para repararlo… quisiera saber cómo gestionan eso ellos, porque el trabajador llega un punto donde es insostenible trabajar. Hemos puesto placas solares porque el coste de la luz es inasumible y si no ponemos el aire acondicionado a tope, no podemos conseguir una temperatura de 24 grados para poder trabajar en movimiento”.

“Veo medidas que no tiene mucho sentido porque no es lo mismo una empresa con aires acondicionados antiquísimos que una, como la mía, que se ha preocupado en renovarlos. Estas medidas producen problemas en la empresa, falta de concentración, el cliente no está a gusto. Tenemos que conseguir que baje el consumo energético, pero hay otras medidas. No podemos meter a todos en el mismo saco, hay que poner una serie de pautas, denuncia Ángel Gaitán.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

TR3CE En directo

TR3CE

La programación actual no permite su emisión online. Escucha COPE pinchando aquí.

Reproducir