En TRECETV

El hombre con esclerosis múltiple que participó en una prueba de triatlón

Ramón Arroyo contó su increíble historia de superación en el último programa 'El lado bueno de las cosas' de TRECETV

 

Pedro del Castillo

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:28

Ramón recuerda perfectamente la mañana en la que se levantó para correr una de las pruebas más duras que existe: el Ironman. Esta prueba del triatlón consta de 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie. Estaba tranquilo, sabía que todo iba a salir bien. Había entrenado mucho para esa carrera. Y efectivamente, terminó aquel Ironman en menos de 13 horas. Pero Ramón no era un corredor más entre los miles que se presentaron. A él, 9 años antes, le habían detectado una esclerosis múltiple.

En 2004 Ramón y su mujer Inma estaban veraneando en Almería. Estando en la playa le empezó a fallar la movilidad en la mano derecha y en unas pocas horas tenía paralizado todo un lado del cuerpo. Tras diagnosticarle esclerosis múltiple, los médicos le dijeron, literalmente, que en un futuro no sería capaz de recorrer ni si quiera los 100 metros que había de su casa al metro.

En un primer momento Ramón no quiso aceptar su enfermedad. Se negaba a ver la realidad y poco a poco fue perdiendo facultades y encontrándose peor. Tenía brotes que le dejaban inmovilizado o que le hacían perder la sensibilidad en ciertas partes del cuerpo. Su vida se iba complicando hasta que un día, viendo a su hijo recién nacido, se dio cuenta de que tenía que plantarle cara a la enfermedad por él mismo y por su familia. “Yo no era el culpable de tener esclerosis, pero sí el responsable de cómo convivía con la enfermedad”. Rendirse no era una opción. Aquellos 100 metros que el médico le dijo que no podría recorrer tenía que superarlos. Se echó a la calle y lo consiguió. Era el primer objetivo de muchos. De 100 metros paso a 500, de 500 a 1 kilómetro a 10, a 20...Hasta terminar corriendo un Ironman.

Su historia es de película, pero de verdad. En 2016 se estrenó en la gran pantalla la película “100 metros”, inspirada en la vida de Ramón. La dirigió Marcel Barrena y la protagonizó Dani Rovira. Ramón no se lo podía creer. Como él dice, solo es un hombre normal, con una familia normal y que paga su hipoteca.

Ahora, la historia de Ramón sirve de ejemplo para muchos. Él sigue luchando, plantando cara a la esclerosis y afirmando que: “Todos tenemos una esclerosis múltiple particular. Todos vamos a morir, así que hay que disfrutar de la vida. No de manera frívola, no mediante un carpe diem vacío, pero sí aprovechando cada instante”.

Lo más