Volver

Santoral

Santoral del 4 de septiembre: Santa Rosa de Viterbo, flor de juventud en el jardín de Dios

Nacida en Viterbo (Italia) en 1234, desde muy niña se cuenta en la historia que hizo milagros. Era un don recibido de la Providencia, dada su capacidad de oración y de entrega

Existen muchos Santos de los que con un paso muy pequeño por la vida cumplen lo que Dios esperaba de ellos y quedan santificados. El sembrador les encuentra ya maduros para el tiempo de la cosecha. Hoy la Iglesia nos presenta a Santa Rosa de Viterbo, que ya desde muy joven, estuvo dispuesta para el abrazo amoroso de Dios.

Nacida en Viterbo (Italia) en 1234, desde muy niña se cuenta en la historia que hizo milagros. Era un don recibido de la Providencia, dada su capacidad de oración y de entrega. Prueba de ello es que cuando encontró en su casa un aposento muy alejado de las demás estancias lo usó para hacer más oración y penitencia.

El santoral de hoy, viernes 4 de septiembre

Ya desde muy niña tenía esta inclinación que cumplía, pero ahora era necesario buscar un mayor recogimiento. Sintiendo la llamada de Dios a ello, Rosa de Viterbo se hizo Terciaria Franciscana. Era un carisma que le ayudaba en la búsqueda de la paz con el Señor, con los demás y consigo misma, desde el espíritu del pobrecillo de Asís. Por entonces algunos poderosos atacaban a la Iglesia, por lo que ella reaccionó defendiéndola, ofreciendo a Dios las amenazas que recibía de ellos.

Cuando intenta entrar en el Convento de las Clarisas de San Damián es rechazada por lo que vuelve a su casa para seguir con su espíritu de oración y los sacrificios que llevaba a cabo. Todo lo veía desde el Señor que encuentra su lugar de santificación para cada persona y ella, tal y como veía, estaba destinada a ser Terciaria, lo cual para su Salvación era más que suficiente. Santa Rosa de Viterbo muere en el año 1252 a temprana edad, como son 18 años.