Santoral

Santa Teresa de Jesús

Nacida en Ávila el 28 de marzo de 1515, Teresa de Cepeda y Ahumada, la santa andariega -como se la conocía- ingresó en el Convento Carmelita de la Encarnación

Ver la vida y vivirla con naturalidad es lo que ha dado un corazón pequeño a los Santos. Precisamente por eso la sencillez y la dulzura se unen al hablar de Santa Teresa de Jesús, cuya fiesta celebramos hoy. Nacida en Ávila el 28 de marzo de 1515, Teresa de Cepeda y Ahumada, la santa andariega -como se la conocía- ingresó en el Convento Carmelita de la Encarnación. Aquí buscaría una experiencia profunda de Dios desde la oración y la vida contemplativa.

Sintiendo que el Cielo le pedía fortalecer el Carmelo, inicia la renovación, cambio que afecta también a los varones. A largo de su trayectoria, funda quince monasterios, empezando con el Convento de San José, en su ciudad natal. Pero no todo, fue camino de rosas, porque soportó muchas incomprensiones y persecuciones.

El santoral de hoy, jueves 15 de octubre

A pesar de todo, ella siempre tuvo una fuerte unión con el Esposo –Cristo- siendo una de las grandes místicas, realidad que plasmó en sus muchos escritos espirituales y literarios, como es El Castillo Interior, Las Moradas, o El Libro de su Vida. En su literatura refleja lo propio de la espiritualidad mística que es la purificación, la Luz Divina y la Salvación. Esto se consigue a través de la Vía purgativa, iluminativa y unitiva.

Dejó esta vida, a la que denominó una mala noche en una posada, el 4 de octubre de 1582. Dado que ese año entró en vigor el calendario gregoriano huno que hacer ajuste de Dios y por eso murió el 4 de octubre y fue enterrada el día 15 ya que se restaron esos 11 días. Es conocido que en el momento de su muerte como era conocedora de cuanto le habían querido perseguir por su ascendencia judía desde la Inquisión, pero limpia al final de toda acusación, exclamó: “Al fin muero hija de la Iglesia Católica”. Pablo VI, le declaró Doctora de la Iglesia.