Santoral

Santa Juan de Aza, madre de Santo Domingo

Se caracterizó por su vida penitente y por su amor a la Eucaristía, conjuntamente con sus hijos

Muchas familias han generado un gran elenco de Santos, Hoy es Santa Juan de Aza que tanto vivió esta experiencia. Oriunda de Aza, pueblecito burgalés en el camino a Valladolid, y a pocos kilómetros de Aranda de Duero, su vida se ubica en una familia de origen noble en el castillo que da nombre al municipio. Su nacimiento se sitúa en el año 1135. De muy joven es dada en matrimonio a Don Félix de Guzmán, Gobernador de Caleruega muy cerca también de Aza.

Es un hombre bueno que gobierna desde su Fe y el santo temor de Dios. De este matrimonio nacen tres hijos: Antonio, Manes y Domingo. Éste último será el fundador de los dominicos y el de medio seguirá a su hermano en este carisma. Ya asegura la historia que en el momento de esperar a su hijo domingo, Juana tiene un sueño un día de forma profética que le hará intuir las cosas que Dios ha preparado

En él divisa un perro que aparece con una antorcha. Ella extrañada se pregunta por su significado. De pronto oye una voz del Cielo. En ella escucha que le dice que el hijo de sus entrañas será como un perro fiel que llevará la Luz de la Fe, simbolizada en la llama, a todo el mundo. De ahí que así se presenta a Santo Domingo en las imágenes. El perro con la antorcha está a sus pies. También por este motivo la Orden de predicadores también se denomina dominicos o dominicanos.

Este último alude a la visión ya que en latín si dividimos la palabra tenemos que Domini viene de Dominus-domini (Señor) y can-canis (perro). Con ello, el término significaría “ el perro fiel que guarda el rebaño del Señor”. Y así lo cumpliría el hijo al que puso el nombre de Domingo. Santa Juana de Aza muere en el Torreón de los Guzmanes el año 1205, en el seno de una familia llena de Santos, alrededor de ella.


dd/mm