Santoral

San José Cafasso

Su testimonio y su palabra convirtieron, incluso a condenados a muerte, contando en todo momento con el apoyo de San Juan Bosco

Siempre para perseverar en la Fe y en el camino de Santidad es bueno tener una buena guía espiritual. Hoy celebramos a San José Cafasso. Catellnuovo de Don Bosco, vería nacer en 1811 a este Santo que, a sus dieciséis años, ya se preparaba para el sacerdocio y que fue un gran director espiritual para la causa del carisma salesiano.

Una vez ordenado sacerdote, se encontró con el impacto que hacía en la Iglesia el jansenismo - difundido por Cornelio Jansenio -, negando la posibilidad de cooperar el hombre con sus obras a la Gracia Divina. Este problema unido a la intromisión de los gobernantes en asuntos eclesiásticos, dificultaban el funcionamiento de la Comunidad Eclesial. Ante esta situación, él se instala en el “Convitto” San Francisco de Asís de Turín, buscando una formación interior para no caer en los mismo errores que otros cristianos, arrastrados por las circunstancias.

El santoral de hoy, miércoles 23 de junio

Pero allí no sólo tuvo oportunidad de formarse, sino también de acompañar a otros en su vida espiritual y humana hasta tal punto que fue profesor de Teología Moral y Rector del Convictorio sucesivamente. La vida interior y la pureza de costumbres para salvarse y no ir al Fuego Eterno fueron las constantes que predicó, así como tres columnas presidieron siempre su vida: Jesús Sacramentado, La Virgen y el Papa, Vicario de Cristo.

Su testimonio y su palabra convirtieron, incluso a condenados a muerte, contando en todo momento con el apoyo de San Juan Bosco. Y es que uno de los cometidos que tenía Don Cafasso era asistir a los ajusticiados. La ayuda en el crecimiento de la Fe y la vida fueron mutuos por parte de ambos. San José Cafasso moriría en 1860.

dd/mm