Santoral

El Santo de hoy: San Andrés Dun Lac y mártires de Vietnam

Una vez que se promulgó el Edicto de MiIán, la Iglesia dejó de sufrir persecución. Sin embargo, el martirio ha sido una constante a lo largo de los siglos. Los cristianos perseguidos por todo el mundo han sido estímulo para una Comunidad Eclesial fortalecida. Así le sucedió a San Andrés Dun Lac en Vietnam. Nacido en 1795, sus padres eran campsinos paganos y pobres. En su ignorancia no tuvieron más remedio que vender a su hijo a un hombre que, providencialmente, era catequista.

Entonces fue bautizado y educado en la Fe y la misión. Después de ser catequista, estudió Teología y se ordenó sacerdote. En este periodo asistió varios pueblos de la montaña a los que ayudó espiritual y humanamente. Muchos enemigos de la Fe destruyeron aquellas zonas, por lo que él se retiró a otros lugares cercanos desde donde asistía y confortaba espiritualmente todo. Detenido al ser descubierto, las comunidades cristianas de allí se presentaron en la Prefectura y pagaron por su rescate tres barras de plata, logrando su liberación.

Entonces fue a otra misión. Ahí desplegó todo su celo apostólico predicando con más ahínco espiritual y humano. También cambnióp su apellido Dun pior el de Lac para ser más desconocido. En su predicación invitaba a ser verdaderos testigos que den la cara por el Evangelio. Siendo detenido en otra nueva redada, esta vez pagaron 200 monedas de plata las comunidades cristianas que le embarcaban en la otra orilla.

Ahí fortuitamente le ayudaba el secretario del prefecto quien, al reconocerle, no le dejó opción, considerándole el cabecilla de los servidores de Cristo. Encarcelado sufrió muchos tormentos. Y en el colmo de la prueba le dibujaron una Cruz, obligándole apisotearla a lo que él se negó. Por todo eso fue condenado a muerte, sufriendo la decapitación, por orden del rey. Su ejemplo estímulo a más personas a morir por Dios.


dd/mm